Por Gabriel Agudo (*)

Mundo virtual vs. Mundo real. El desafío interno ha comenzado.

Los desafíos de la vida moderna nos encierran cada vez más en las estructuras sociales y en la necesidad de generar permanente satisfacción a través de la compra de bienes y servicios, y la ansiedad por el consumo.

Todo ello nos lleva, ya sea por necesidad o decisión propia, a trabajar cada vez más horas relegando los espacios de oxígeno físico, intelectual e espiritual. En esta loca carrera de múltiples estímulos, cada vez consumimos más los medios electrónicos los que más rápido nos conectan y nos sacan menos tiempo a nuestro trabajo.

Millones de personas conectadas a través de una nube virtual todos los días comparten emociones, vivencias esperando respuestas del otro lado de una pantalla ya sea de un celular o de una computadora. A lo largo de nuestra historia recibimos un bombardeo permanente de noticias que nos llevan a contemplar el estado más primitivo y deplorable de la condición humana y lentamente hemos pasado de la empatía y la misericordia al acostumbramiento, indiferencia en un estado cercano al paciente anestesiado, quizás como una forma de protección ante tanta carga.

Contrariamente a lo que quería  el robot Andrew Martín, personaje del libro ¨El hombre bicentenario¨, del genial Isaac Asimov, quien quería transformarse en humano, nuestro camino parece ser el inverso.

Hemos virtualizado cada vez más aspectos de nuestra vida, haciendo cada vez más real el paradigma brillantemente descrito por los hermanos Lana y Andy Wachowsky en la película The Matrix, advirtiendo acerca de los peligros generados por la separación entre el mundo virtual y el real señalando que éste último se ha puesto ante nuestros ojos para no ver la realidad. El símbolo del proceso de aceptación de la realidad es para el personaje de la película Neo, aceptar tomar una pastilla roja, en cambio, otra pastilla, la azul, podría devolverlo a su mundo actual sin que, aparentemente, nada de lo que está sucediendo hubiera pasado.

¿Qué pastilla tú decides tomar? Si es la que yo intuyo la rebelión de los robots ha comenzado.

 

Abogado, escritor, compositor, músico, líder de la Banda Bad Dreams.

Este artículo fu publicado en sitio Primera Fila

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Comments are closed.

Más en Opinión