Se cumplieron ocho años de la desaparición de Yanina, encontrada asesinada días después. Aún no hay detenidos en la causa y su familia pegó folletos para que Pilar no la olvide.

 

El 14 de mayo de 2011, a las 22.30, Yanina Lovera de 20 años salió de su vivienda del barrio La Lomita para encontrarse con un joven remisero, con quien –como le contó a sus amigas– se estaba conociendo.

Sin embargo, Yanina no regresó a su hogar ni mucho menos, respondió a los desesperados llamados telefónicos de su madre. La joven fue asesinada y su cuerpo fue encontrado el 17 de mayo, en un descampado cercano a Almirante Irizar.

Cristina, madre de Yanina, recordó en su charla con Resumen como tan solo media hora después de que su hija dejara el hogar, la llamó por teléfono y no pudo comunicarse. El domingo, a primera hora, decidió ir a la comisaría porque Yanina no había vuelto, pero como ocurre en muchos casos, la policía no radicó la denuncia.

A pesar de las esperanzas, el resultado fue el más temido por todos: Yanina había sido asesinada y, hasta hoy, su crimen está impune.

Hoy se cumplieron ocho años del femicidio y Cristina continúa exigiendo justicia. En los últimos días pegó panfletos en Pilar para que el pueblo y las autoridades no olviden a su hija.

“Recordar, es muy triste. Puse panfletos para que vean, para que no se olviden. Para que el fiscal vea que estamos, para que sigan con la causa y se sepa la verdad. No es justo que en ocho años no se sepa la verdad, por eso quiero que recuerden que yo estoy esperando que esto se resuelva, no puede ser que el hombre siga impune”, dijo en diálogo con Resumen, Cristina, mamá de Yanina.

Su intuición, repite, le dice que el asesino es el remisero que fue condenado en 2012 por una violación y un intento de violación en nuestro distrito, a ocho años de prisión, y estará libre el próximo año: “mi corazón me dicta quién es, pero si la justicia no hace nada, qué puedo hacer”.

Finalmente, Cristina asegura que la fiscalía ha vuelto a trabajar en el caso y sus esperanzas de que haya una respuesta, continúan vivas como el primer día. “Como familia, uno quiere saber. Están trabajando más, espero que se sepa la verdad porque la justicia está para ayudar a las víctimas, no para trabajar para delincuentes o asesinos”, dijo.

Hasta el momento, Cristina asegura que no obtuvo una explicación de por qué el remisero fue desestimado como sospechoso. “La primera fiscal, María Inés Domínguez, en los peritajes, hizo lo que quiso. En mi cara le entregaron el celular, las zapatillas, eso era evidencia y esa fiscal me dijo que él no era culpable, sin investigar, y me mandó, riéndose, a una bruja en Agustoni para que me diga dónde estaba mi hija”, recordó Cristina y agregó que “simplemente decidieron que no era culpable”.

“Tengo fe, porque no hay crimen perfecto entonces, quienes lo hicieron, que paguen como corresponde”

“Hoy hacen oídos sordos, miran a otro lado mientras no les pase. Ojalá, haya justicia no solo por Yani sino por todos los casos impunes, porque se necesita justicia. Tengo fe, porque no hay crimen perfecto entonces, quienes lo hicieron, que paguen como corresponde”, cerró Cristina.

 

 

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Destacado