La abuela del menor relató que su nieto fue amenazado con un cuchillo al momento del abuso y que, posteriormente, le dijeron que harían lo mismo con sus hermanos. “Le destrozaron la vida”, dijo.

Cerca de las 9.30 de la mañana la familia del menor abusado en Río Luján se congregó en la Plaza 12 de Octubre para marchar hacia fiscalía exigiendo justicia y pidiendo que los imputados no sean liberados.

Momentos antes, cerca de las 8.30, Nadia (tía del menor) y el padrastro del adolescente habían sido citados en la fiscalía para dialogar con ambas responsables de la causa.

Con decenas de personas congregadas en la plaza céntrica, la abuela del menor fue quien tomó la palabra previo a la movilización hacia el edificio judicial. “Ya le dieron el alta, físicamente está bien pero emocionalmente, no tanto. Nosotros pedimos con la marcha que a estos chicos no los suelten por ser menores”, dijo María, abuela de la víctima, a Diario Resumen.

Asimismo, admitió que se encuentran en constante diálogo con la fiscal Cecilia Barros Reyes pero que “ella no quiere que hagamos nada”: “no quiere que hagamos marcha, nos pide que saquemos lo que pusimos en redes sociales, que no pongamos más pero no pusimos nada malo solo lo que todos saben, que ellos abusaron de mi nieto, que todos sepan quiénes son y paguen por lo que le hicieron a mi nieto”.

Que todos sepan quiénes son y paguen por lo que le hicieron a mi nieto”

Desde la fiscalía, ante los miedos de la familia, les informaron que ambos iban a seguir privados de la libertad pero María explica que eso, no impedirá que continúen manifestándose y pidiendo justicia. “Vamos a seguir haciendo marchas, visibilizando, para que al momento del juicio estemos seguras de que van a quedar presos. Nosotras no sabemos si esto que le hicieron a mi nieto, no se lo van a hacer a otro chico”, comentó.

Desde que se comprobó y denunció el abuso, María cuenta que la familia está devastada. “Desde ese día no dormimos, no comemos, nos cambió la vida totalmente esto que pasó”, dijo María.

Inmediatamente, le consultó a la doctora quien le explicó que su nieto había sido contagiado de sífilis por quien lo había violado. “Fue un momento horrible, él no quería contarnos porque lo habían amenazado con que iban a hacerle lo mismo a sus hermanitos y primitos. Los conocemos hace años, se criaron juntos, jugaban, iban a la escuela, son chicos del barrio”, declaró María.

Luego, dio detalles hasta el momento desconocidos: su nieto fue abusado mientras uno de los imputados lo amenazaba con un cuchillo. “Él nunca iba a sospechar de ellos porque los conocía. Él estaba pescando en el río, ellos lo llaman y él se acerca, porque confiaba. Ahí, lo pincharon con un cuchillo y, apuntándolo, lo llevaron a la casa abandonada y abusaron de él. Estaba boca abajo y mi nieto cuenta que, los dos, lo violaron”.

Entre lágrimas, María confesó que no tiene palabras para explicar sus sentimientos. “Me siento con mucho dolor, rabia, impotencia y me siento culpable, que yo no lo cuidé y no pude salvarlo cuando le estaban haciendo esto. No quiero que salgan estos chicos, porque le destrozaron la vida. Queremos justicia, no queremos que quede en la nada”, cerró María.

El análisis de HIV

“La primera vez salió reactivo, el segundo que no era reactivo pero la doctora nos dijo que, como tiene antibióticos fuertes, debemos esperar de tres a seis meses para hacer uno nuevo porque la enfermedad puede estar escondiéndose, que esté dormida”, argumentó María.

 

 

 

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Sociedad