Con la aparente decisión de RAPACA de presentar lista para  las próximas elecciones partidarias, nos remitimos a 1986 cuando los referentes de la UCR pilarense buscaban, igual que ahora, destrabar la situación para “no desgastar al espacio político”.

Como se informaba en la edición del viernes de Resumen, desde el movimiento Radicales Para el Cambio-Morena buscan abrir la interna local, acompañando en la lista a Ricardo Alfonsín.

Sin embargo, este deseo no es compartido del todo en el espacio político debido a que temen que las internas lo desgasten. En este sentido, apelan al diálogo para lograr la unidad  del partido y así evitar la instancia de votación para dirimir las figuras que afrontarán la conducción del partido de Alem, Yrigoyen, Balbín y Alfonsín, entre otros.

Pero esta situación no es nada nueva para el radicalismo local. Nos remitimos al año 1986 donde la Unión Cívica Radical se encontraba frente a la misma disyuntiva de afrontar o no comicios internos.

“Al llegar esta edición a nuestros lectores quizá se haya concretado una importante reunión de representantes de todas las líneas para tratar de evitar elecciones internas tal como se ha logrado en el orden provincial”, señalaba Resumen en la publicación del 25 de julio de 1986.

A pesar de este intento de unidad, la decisión de ir a internas terminó por concretarse. Fueron tres figuras que se presentaron en aquel momento. Oscar Arana, Luis Gambetti y el entonces novel dirigente Ricardo “Tutuca” Giménez, representando el primero la fracción llamada entonces “balbinista” o de Línea Nacional junto a un sector de Renovación y Cambio liderada por el entonces presidente Raúl Alfonsín y por el otro, un movimiento pilarense que lideraba el propio Gambetti y los jóvenes de la entonces llamada “Coordinadora” junto a Giménez.

“Luego de muchas reuniones y conversaciones respecto a la candidatura para intendente municipal, se resolvió presentar a la ciudadanía pilarense la precandidatura del Sr. Oscar Arana, presidente del Ateneo Ricardo Balbín, de esta ciudad –destacando en el comunicado que– postulamos a un pilarense progresista, de probada conducta tanto civil como política…”.

Por su parte, los que adherían a la precandidatura de Gambetti -presidente del comité radical local- dieron a conocer sus puntos de vista en volantes en los que referían al motivo de las elecciones internas, se explicaba en una nota de agosto de 1986.

Los simpatizantes de Gambetti destacaron que buscaban “tomar el camino de las elecciones internas porque participaron de las conversaciones para la unidad, abandonadas por los otros sectores; porque quieren una UCR abierta, participativa, democrática y ética y moderna; porque propusieron en el debate métodos y principios  y sólo se les contestó con nombres gastados”. En este sentido, habían indicado que “no querían un partido cerrado para algunos radicales de pedigree”, finalizando el documento con la frase “veamos qué quiere el afiliado en las elecciones internas del 30 de noviembre. Y, al otro día, todos juntos para ofrecerle al pueblo una comuna radical para 1987”.

Cabe destacar que finalmente la interna se concretó y la lista encabezada por el conocido vecino Oscar Arana se impuso sobre la de Luis Gambetti por un amplio margen, 1094 votos frente a 541 de Gambetti y 445 de Giménez, llegando entonces Arana a las elecciones generales de 1987 donde finalmente fuera derrotado en las urnas por el ex intendente Luis Lagomarsino, quien se presentara triunfador por segunda vez a una elección, falleciendo pocos días después de asumir el 10 de diciembre de 1987, su segundo mandato como jefe comunal.

 

Leo Nicolás Rivero

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Comments are closed.

Más en Opinión