La mujer, de 72 años, fue vista por última vez en diciembre en su vivienda de Villa Rosa. Angélica, hermana de Ester, denuncia que la justicia no actúa y que no han encontrado pistas.

Ester Inés Ríos, de 72 años, desapareció hace ya seis meses y su familia continúa la desesperada búsqueda, aunque denuncian que están sin ayuda de la justicia. Sin pistas sobre su paradero desde diciembre, la historia de la jubilada que dio a conocer Resumen a mediados de abril se complicó.

Además de la desaparición de su hijo que vivía con ella, otra de sus hijas también se ha desvanecido luego de vaciar la vivienda de la calle Manzoni en Villa Rosa donde Ester fue vista por última vez.

La denuncia fue realizada el 18 de abril, luego de que la familia sospechara de los presuntos viajes y visitas a otros familiares que el hijo les informaba cuando llamaban por teléfono.

Tras el aviso a la policía, el hombre se fue del hogar y nada se supo de él. La policía allanó la vivienda y realizó excavaciones en el terreno, nuevamente, sin encontrar indicios del paradero de Ester o de su hijo.

Si tuviese el apoyo de la justicia, esto se habría aclarado hace rato pero no hacen nada”

A seis meses de la desaparición la hermana de Ester pide que el caso se investigue y asegura que solo desea encontrar a su hermana. “No sabemos absolutamente nada, no hay cuerpo, no hay nada. No pueden detener a nadie, el hijo que estaba con ella no está, otra de las hijas levantó todo de la casa y también desapareció. Yo sinceramente, no entiendo y quiero saber que pasó”, relató angustiada Angélica, hermana de Ester, a Diario Resumen.

“Una de sus hijas que se llama Ester, igual que mi hermana, levantó todo de la vivienda porque tenía miedo que robaran según dijo pero cuando yo llegué a la casa, vació la quinta por completo. De dónde sacarán huellas, si a lo que quedó lo prendió fuego”, dijo indignada y agregó que su sobrina abandonó la vivienda que alquilaba luego de sacar las pertenencias de su madre.

La mujer contó que le pidió a la justicia que se requisaran las viviendas vecinas y la de sus sobrinos para poder continuar con la investigación pero que, al momento, han hecho oídos sordos de sus pedidos: “ya pasó mucho tiempo sin saber nada, pedí las requisas, no hicieron nada. Fui al juzgado, pero no me dieron noticias de nada. Realmente, esto me está enfermando a mí pero no voy a bajar los brazos, aunque esté cansada, porque seguiré buscándola”.

Junto a otra de las hijas de Ester y dos de sus nietos Angélica recorre el Juzgado de San Isidro, la Comisaría de Villa Rosa y cada dependencia judicial en donde puedan darle respuestas y soluciones que lleven al hallazgo de su hermana o de sus sobrinos.

“Si tuviese el apoyo de la justicia, esto se habría aclarado hace rato pero no hacen nada. Los allanamientos los pedí porque tengo dudas de uno de los vecinos, que me vigila cada vez que me acerco a la vivienda”, explicó Angélica.

En medio de la desesperación y las dudas, la mujer expuso que cada día es más difícil. “Cada día es peor, vuelvo destrozada pero yo quiero encontrarla, aunque sea debajo de la tierra, quiero encontrarla. Tengo una desesperación terrible, es como si se la hubiese tragado la tierra y tengo mucha angustia, el 11 fue su cumpleaños, cumplía 72 y no estaba. Estoy muy mal”, comentó entre lágrimas.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Destacado