Se trata de un período que se recompuso luego de la sequía que provocó un ciclo agrícola con grandes pérdidas el año pasado. Se estima que este récord dejaría unos 25.500 millones de dólares en exportaciones.

Tras la sequía del ciclo agrícola pasado que llevó a la pérdida de unos 30 millones de toneladas de granos, la cosecha 2018/2019 cerró con 141,5 millones de toneladas, un nivel récord, por lo que se estima que la exportación dejaría divisas por US$ 25.500 millones.

Así lo informó la Bolsa de Comercio de Rosario, que además proyectó qué va a ocurrir en el ciclo 2019/2020, que en realidad ya se inició con la campaña de trigo. De acuerdo al relevamiento, para el nuevo ciclo la producción podría alcanzar, con 37,5 millones de hectáreas, 135,6 millones de toneladas. Se trata de una merma apenas por encima del 4% sobre el ciclo actual.

De las 141,5 millones de toneladas actuales, 115 millones corresponden a granos gruesos (soja y maíz principalmente) y 25 millones de toneladas a granos finos (trigo y cebada), mientras que las restantes 1,5 millones de toneladas proceden de otros granos.

“Pese al fatal efecto que tuvo la sequía en la campaña pasada en la actividad económica en general y los ingresos del productor en particular, éste redobló su esfuerzo no sólo aumentando la superficie productiva del país sino también invirtiendo en inversión en tecnología de punta (lo cual incluye las semillas) y mejores prácticas agrícolas, apuntalando los rindes”, explicó la BCR.

En la misma línea, la Bolsa rosarina destacó que “esta vez el clima resultó favorable para el desarrollo de los cultivos ayudando al incremento en los rendimientos de prácticamente todos los cultivos”.

“En ello fue relevante el aumento de la temperatura en la franja central del pacífico ecuatorial que indicó el desarrollo del fenómeno climático de “El Niño”, estando correlacionado con mejores condiciones climáticas para los cultivos de verano en la Argentina”, explicó la entidad en un trabajo realizado por la entidad.

Esta conjunción de factores endógenos y exógenos posibilitaron la obtención de rendimientos “altos o máximos históricos” en los principales cultivos, como la soja, maíz, maní, cebada y trigo. Además, durante la presente campaña se expandió la frontera agrícola hasta alcanzar su segundo valor más alto de la historia con 36,9 millones de hectáreas.

Según explicó la entidad la superficie destinada a la agricultura “ha venido creciendo año a año en los últimos 30 años”. “De mantenerse esta tendencia en las hectáreas totales destinadas a la agricultura y si se genera clima propicio para un buen desarrollo de los cultivos en la campaña comercial 2019/20, el país podría producir otra buena cosecha resultado ayudando a la recuperación de la economía nacional”, sostuvo la BCR.

Así, la entidad previó un área de 37,5 millones de hectáreas para la campaña 2019/20 (600.000 hectáreas más), con una producción de 135,6 millones de toneladas si se toman en cuenta los rendimientos tendenciales, lo que representaría una caída con respecto a lo obtenido en el presente ciclo de 5,9 millones de toneladas.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Provinciales