Hugo Quintero, coordinador de Nocturnidad, afirmó que “es difícil” evitarlo pero se reforzarán las inspecciones. “Si hay un menor en un boliche, es culpa mía”, dijo.

La desaparición de tres chicas de 21 y 14 años en Pilar luego de salir a bailar puso nuevamente el foco en los controles que se realizan en los más de 30 boliches y bares que existen en el distrito.

Finalmente, las tres fueron encontradas sanas y salvas el miércoles pasadas las 13, a la vera de Ruta 26. Fueron cinco días de ardua búsqueda y rastrillaje por parte de las fuerzas policiales y desde la familia comentaron que le harían los estudios médicos porque “parecían drogadas”.

“Si un padre debe ir a buscar a su hija a la comisaría, será menos permisivo en dejarla salir”

Además, deslizaron la hipótesis de que las tres habían sido retenidas contra su voluntad pero que, al ver sus rostros en todos los medios, sus captores las dejaron escapar. Las investigaciones continuarán pero ahora, empiezan las preguntas al área de nocturnidad municipal por los controles.

Cabe destacar que las tres habían ingresado primero a Sopranos y, tras un conflicto por un celular, se dirigieron a Troya. Según informó Analía, una de las hermanas, no les solicitaron documento.

Hugo Quintero es el Coordinador de Nocturnidad y dejó claro que si bien los controles se realizan, no es fácil evitar el ingreso de menores. “Es un tema difícil. Nosotros esporádicamente hacemos controles con la policía, de forma sorpresiva. Además, los propios boliches controlan solicitando el documento, pero por ley no pueden revisarlo así que es delicado el tema”, explicó en diálogo con Diario Resumen.

Asimismo, este caso demuestra la falla de los controles: “no se puede negar que no existió, obviamente cae bajo mi responsabilidad que soy el coordinador del área. Asumo la responsabilidad de que, si hay un menor en un boliche, es culpa mía. Es un error que me ocurre a mí y no pondré excusas”.

Ahora afirmó que se reforzarán las inspecciones e intentarán modificar la conducta de los menores. “En un principio, vamos a reforzar operativos con la policía, el COM y el área de seguridad para los controles de menores, porque se puede escapar alguno pero en la medida que vean que no pueden ingresar, desistirán. Si un padre debe ir a buscar a su hija a la comisaría, será menos permisivo en dejarla salir”, agregó Quintero.

Con 37 establecimientos nocturnos en Pilar, Quintero tiene a disposición la cantidad de inspectores que necesite, debido a que pertenece a la Dirección de Centro Único de Inspectores: “solemos ir en dos camionetas, en una yo y otros tres inspectores. Realizamos la recorrida. Se revisa todo, depósitos, baños, todo”.

Desde el momento en que se conoció la noticia, Quintero confirmó que se ha comenzado a trabajar con más ímpetu no solo en control de menores, sino de alcoholemia, drogas, seguridad y prevención: “lo vamos a reforzar para que ningún lado nos quede sin protección y no haya riesgos. Tuvimos la suerte de que lo de ellas no pasó a mayores y nuestro trabajo es evitar que vuelvan a ingresar y que los padres comprendan que no deben permitir que salgan a bailar a los 14 años”.

Ante las denuncias de droga en boliches, el funcionario afirmó que “si vemos una pastilla, llamamos. Pedimos disculpas si termina siendo una aspirina o un geniol. El operativo se hace igual, no se escapa”.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Destacado