Entrega guardapolvos, útiles, pintura y todo tipo de materiales. Además, iniciará una campaña de anteojos y aseguró que la política alimentaria en escuelas fue “una baja” del gobierno.

 

Juan Martín Tito, joven dirigente social de 28 años oriundo de Manuel Alberti, continúa el trabajo social que arrancó hace más de una década en nuestro distrito. En los últimos cuatro años ha asistido clubes de barrio, merenderos, escuelas, sociedades de fomento y centros de jubilados.

En esta oportunidad, puso el foco en las escuelas. “Estamos llevando, dependiendo de la época del año, guardapolvos, materiales para que los chicos puedan usar –cuadernos, lapiceras, lápices– al tiempo que damos una mano en infraestructura, lo que está a nuestro alcance como pintura, reparación de sillas o muebles”, explicó Tito a Diario Resumen.

Además, afirmó que se intenta acercar distintos materiales educativos y actividades para los chicos, desde películas a torneos de fútbol. En los últimos meses estuvo presente en la Escuela Secundaria Nº 19, la Escuela Nº 45, la Escuela Nº 1, la Escuela Nº 8 (Tratado del Pilar) y en la Media Nº 4 (Del Viso) y espera en los próximos meses, continuar con su recorrido.

Para el inicio del ciclo lectivo 2019, con los grandes aumentos que ha sufrido la población, el joven dirigente reafirmó que continuará con la ayuda a los establecimientos. “Este es un trabajo que asumí, no lo voy a dejar. Lo que más nos preocupa es la falta de guardapolvos y útiles para que los chicos puedan realizar sus actividades”, dijo.

Luego, agregó que iniciará una campaña destinada a que los niños que así lo necesiten pueda acceder a los anteojos: “de esta forma podrán ver mejor y estudiarán más tranquilos”. “Igualmente, en todo lo que haga falta y esté a nuestro alcance, vamos a ayudar, porque estamos comprometidos con las escuelas.”

Respecto de la situación educativa en el distrito si bien apoyó al Consejo Escolar porque el 2018 “fue difícil”, no dejó de resaltar la falla del gobierno en cuanto a políticas alimentarias. “Fue complicado, por el cierre de las 33 escuelas que tuvieron más de un mes sin clases, pero lo más preocupante es que los chicos no tuvieran para comer porque a la escuela no solo van a aprender, sino también a comer. Eso fue una baja realmente importante para el gobierno”, expuso y agregó que no es su labor criticar sino ponerse a disposición del Consejo.

“Siempre me reciben muy bien. No soy empleado municipal y ellos saben que todo lo que no hace el Consejo Escolar, yo puedo hacerlo. Me siento muy cómodo cuando voy y eso me da más fuerzas para continuar colaborando y comprometiéndome. Esto lo hago porque trato de devolverle a la vida todo lo que me dio, yo no tuve necesidades, pero veo que hay muchísima gente que sí. Esta es mi forma de ayudar a quienes más lo necesitan”, cerró Juan Martín Tito.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Sociedad