“El rugby argentino está creciendo muchísimo, por eso es muy importante donde estoy hoy en día”

 

Fue amor a primera vista. Después de que su hermano le insistiera reiteradas veces para que lo vaya a ver, Javier Corvalán decidió un día cumplir con el deseo de Rodolfo sin pensar con lo que se podía encontrar. Aquel domingo en el club Los Pinos de La Lonja, marcó un antes y un después en la vida de quien hoy es uno de los pilares más destacados de la Asociación Deportiva Francesa.

No solo eso, a fines del año pasado fue llamado por Juan Ignacio Fernández Lobbe para integrar el equipo de Argentina XV, elenco que recientemente se consagró campeón en el Americas Rugby Championship, tras superar por 85 a 10 a Santiago de Chile.

Previo a ello, Corvalán acumuló experiencia en seleccionados de la de la Unión de Rugby de Buenos Aires (URBA), como así también supo integrar el proyecto PlaDAR de la UAR, donde forman y preparan jugadores amateurs para que puedan competir contra otros de manera profesional.

Un extenso camino de vivencias para sus apenas 22 años, indican que Javier es sin dudas una de las figuras del futuro. Como muchos de sus pares, su sueño es integrar Los Pumas, un sueño que con las diferentes vueltas que da la vida, posiblemente esté próximo a cumplirse.

¿Cómo fueron tus primeros pasos en el mundo del rugby?

Empecé a jugar rugby porque mi hermano mayor había comenzado a jugar en Los Pinos. Él me insistía mucho para que vaya a verlo, tanto hasta que un día fui. Lo recuerdo muy bien, ese día me quedé enamorado. El martes de la semana siguiente arranqué a jugar, donde estuve dos años en el club, jugando en menores de 14 y 15 años, hasta que me cambié alrededor de 2013 a la Deportiva Francesa. Fue en ese momento donde comenzó realmente todo.

Todo se debe a tu hermano entonces…

Mi hermano fue el mayor sostén que tuve cuando comencé. El me acompañó en tren, colectivo, caminando, en lo que fuere para que yo pudiese entrenar. Esto lo hago más por el que por mí. Lamentablemente él ya no puede jugar ya que tiene un problema en las vértebras, algo que tiene desde nacimiento, y si recibe un golpe puede llegar a quedar cuadripléjico.

¿En qué momento decidiste incorporarte a la Deportiva Francesa?

En medio de las ilusiones que tiene cualquier chico de triunfar y tras una charla con mi hermano, decidí que era momento de dar un paso más grande e incorporarme a la Depo. Afortunadamente salió todo bien, me tocó un ambiente muy copado y unos grandes compañeros.

¿Qué dijeron tus papás cuando les comentaste que querías seguir los pasos de tu hermano?  

Por suerte me acompañaron, nunca tuve ningún tipo de impedimento en ese sentido. Me animaban a que le dé para adelante. A veces cuando venía un poco golpeado, algo se enojaban (risas) y mi mamá me decía tené cuidado, te podes quebrar…pero con el tiempo se acostumbraron.

“Tengo una muy buena relación con mis compañeros de equipo, es un plantel pero al mismo tiempo, un gran grupo de amigos”

¿El apoyo de la familia es uno de los temas que se tocan al iniciarse en este deporte?

Sin lugar a dudas, entre otras cosas. Como así también, los valores y el juego limpio. Actualmente son mucho más rigurosos cuando se trata de un golpe que no es legal. Se aplican bastantes sanciones. En lo personal, estoy suspendido, pero por un mal entendido. Jugando contra Chile tuve un golpe contra uno de sus jugadores, sin intención alguna, y me suspendieron por cinco semanas.

¿Cómo arrancó tu participación en Argentina XV?

Hubo una convocatoria de pilares a fines de diciembre de 2018. Me convocaron para probar dos días y analizar en qué nivel estábamos. Después de esa prueba me llamó el entrenador diciéndome que el 7 de enero arrancaba. Desde el primer minuto ya estuve enfocadísimo y por suerte la tuve a mi mamá al lado cuando me enteré que iba a pertenecer al equipo. Festejé con ella, fue una alegría inmensa.

“Tengo que seguir entrenando para permanecer dentro del equipo. No hay que regalar nada”  

Y ni hablar sobre las emociones que dejó el título…

Fue muy emocionante. El rugby argentino está creciendo muchísimo, por eso es muy importante donde estoy hoy en día. Espero algún día poder seguir escalando. Es todo muy nuevo para mí. Entrenamos muchísimo, es todo increíble. Fue una experiencia fantástica que no me voy a olvidar nunca. Pero no me quedo ahí. Tengo que seguir entrenando para permanecer dentro del equipo. No hay que regalar nada.

De chico también fuiste parte de seleccionados ¿Cómo fueron esas experiencias?

Fueron muy divertidas, la pasaba muy bien. A los 16 años comencé a jugar en el seleccionado de la URBA (M16), es una experiencia que te mete más en el deporte, en las ganas de entrenar, es realmente muy bueno. Y desde ese momento no paré de disfrutar.

¿Cómo ves el presente de la Deportiva Francesa?

Siento que estamos mucho mejor. A diferencia que el año pasado, en esta temporada nos sacamos la presión de mantenernos en Primera y estamos un poco más sueltos. Arrancamos un fin de semana con un tropiezo bastante grande, pero el rugby siempre da revanchas. El próximo fin de semana ya jugamos con Mariano Moreno.

  “Mi hermano fue el mayor sostén que tuve cuando comencé. El me acompañó en tren, colectivo, caminando, en lo que fuere para que yo pudiese entrenar”    

A medida que va avanzando el rugby a través de la historia, también lo van haciendo los chicos. Técnicamente están mucho mejor que antes. Lo veo muy bien al club, está creciendo muchísimo, esperemos que en poco tiempo podamos estar bien arriba.

A nivel nacional ¿Sentís que el rugby recibe el reconocimiento que merece? ¿Qué hay que mejorar?

Se está reconociendo mucho más que antes. La realidad es que el primer deporte más importante del país es el fútbol, sin embargo, el rugby está creciendo un montón. Cada vez hay más equipos nuevos y eso me pone muy contento. Antes muchos pensaban que era ir y solo pegase, pero todo cambió. Es un deporte muy lindo, que practiqué toda mi vida, no hay mucho más que decir…

¿Ya jugaste algún clásico?

Me tocó jugar contra San Patricio hace dos años, fue lindo. Es para destacar el respeto que se tienen los jugadores de ambos clubes, como así también, sus hinchadas.

¿Imaginaste que podías llegar a vivir todo esto?

La verdad es que no. Uno siempre sueña pero jamás se los espera. Me tocó un poco de sorpresa, pero a pesar de ello, hay que enfocarse en seguir entrenando, porque lo más importante es permanecer. Tengo una muy buena relación con mis compañeros de equipo, es un plantel pero al mismo tiempo, un gran grupo de amigos.

¿Qué se les cruza por la mente antes de salir a la cancha?

Muchísimas cosas. Comenzas a pensar en tu familia, en los amigos, es una intensidad nivel 1000. No se compara con nada.

¿Qué les dirías a quienes están pensando en hacer este deporte?

A los padres, que les den esa oportunidad a sus hijos de poder hacer rugby, porque de ahí se van a llevar grandes amigos para toda la vida, y ni hablar de lo linda que es esta experiencia. Sinceramente no se van a arrepentir de haber elegido este deporte.

 

 

Próximo destino: Sudamericano

Con muchas sensaciones encontradas y el recuerdo de haber sido campeón en su primera experiencia dentro de Argentina XV, Corvalán asegura que se encuentra entrenando para mantener su permanencia dentro de la albiceleste, y así, poder aparecer en la lista de los convocados para el Campeonato Sudamericano de Rugby, que se estará llevando a cabo a partir del 11 de mayo en Colombia.

En el mismo estarán presentes los seleccionados de Uruguay, Paraguay, Colombia, Brasil y el último rival del Américas Rugby Championship, el equipo de Chile. “A fines de abril se hará una nueva convocatoria para analizar quienes irán al Sudamericano. Seguiré trabajando para pertenecer al equipo. Mi objetivo es quedarme”, aseguró convencido Corvalán.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Destacado