El dueño quería abonar un 30 por ciento, pero se logró un acuerdo tras numerosas audiencias. Los empleados se mostraron conformes, aunque temen por el futuro de sus economías familiares.

 

Luego de un mes de lucha, los trabajadores de Iteva Yersiplast –textil ubicada en el Parque Industrial– llegaron a un acuerdo con los dueños de la compañía sobre las indemnizaciones a los despedidos.

La empresa había decidido prescindir de los servicios de 75 personas que tenían entre 5 y 13 años de antigüedad, y en una audiencia del jueves de la semana anterior el dueño solo había accedido a abonar un 30 por ciento de las indemnizaciones.

El Ministerio de Trabajo llamó al propietario para lograr un acuerdo que, finalmente, se logró en la tarde del jueves tras horas de negociación. “Se llegó a un arreglo, si bien el día anterior nos habían ofrecido un 30 por ciento, nos ofrecieron en la última asamblea un 70 por ciento, por lo que decidimos acordar”, explicó en diálogo con Diario Resumen Pablo Iribarren, uno de los afectados por los despidos.

Aunque aún quedaría un 30 por ciento que no percibirán, Pablo asegura que es la mejor oferta que han podido conseguir: “el abogado del sindicato nos dijo que más de eso no se podía conseguir, la empresa estaba cerrada al 30 por ciento mientras se pedía un 80. Se logró acordar un 70, pero sabemos que más de eso no podíamos lograr”.

La semana próxima, el miércoles 20, tendrán una nueva audiencia que estará destinada a coordinar las formas y plazos para pagos a cada trabajador. “Nos tienen que presentar un cronograma de cómo le pagarán a cada empleado. Las cuotas varían depende la antigüedad, por ejemplo, quienes tengan menos años cobrarán más rápido, con un máximo de tres o cuatro cuotas. Quienes pasen los 10 años, cobrarían entre ocho y nueve cuotas”, relató Iribarren.

“Conseguimos un 70 por ciento en vez de nada, dentro de todo, estamos conformes”

En medio de un período combativo para ellos, admite que la resolución les devuelve un poco de tranquilidad sobre todo porque la compañía no había respondido a reclamos de trabajadores en otras instancias: “dentro de todo, estamos contentos porque la empresa se manejaba echando al personal y yendo a juicio directamente. El conseguir el 70 por ciento en vez de nada, que era a lo que la empresa acostumbraba, muchos están conformes. Antes, te echaban y había que hacer un juicio sin cobrar un peso después. Si no la peleábamos así, no nos iban a pagar más de lo que nos pagaron”.

En medio de un año complicado por los aumentos en servicios, las 75 familias que han perdido el sostén económico deberán luchar para mantenerse en pie. “Trabajo no se consigue por ningún lado. Ahora uno está tranquilo, pero el problema será cuando el pago se termine, cuando ese dinero seguro no esté y no haya trabajo”, dijo Pablo Iribarren.

 

 

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Sociedad