Falleció un joven de 16 años ahogado en el arroyo Pinazo. 10 familias fueron acobijadas por vecinos y familiares. Barrios más vulnerables sufrieron las peores consecuencias. Defensa Civil trabaja en los daños.

Barrios inundados, cauces desbordados, familias autoevacuadas, numerosos accidentes y una muerte fue el saldo de la intensa tormenta que atravesó los cielos de Pilar el pasado sábado.

El punto más llamativo, y a su vez lamentable, fue la muerte de Cristián Roldán, un joven de 16 años que junto a un compañero aprovecharon el diluvio para saltar a nadar en el arroyo Pinazo. Sin embargo, el chico fue arrastrado por las fuertes corrientes y perdió la vida. Su cuerpo fue encontrado el pasado domingo a 400 metros desde el puente en el que se tiró al agua.

Tal como lo informó Resumen el día del acontecimiento, Defensa Civil (DC) confirmó el hallazgo del cuerpo, atascado entre ramas, cerca del puente ubicado entre las localidades de Del Viso y La Lonja y a tres cuadras de la ruta 8.

El titular del organismo, Gastón Monsalvo, relató a nuestra redacción el operativo desarrollado por los organismos de seguridad para dar con el paradero del joven.

“Justo el día de las lluvias se trazaron algunas tareas en todo el sector del Rio Luján. En lo que es el Pinazo teníamos otro grupo de bomberos y Defensa Civil cuando nos llegó la información de que el chico cayó al arroyo. Se procedió con policía a constatar el hecho”, contó, y prosiguió: “Primero hicimos una barrida superficial, para ver si el chico estaba amarrado en algún lado, no se encontró nada positivo y se procedió junto con policía a hacer el operativo de búsqueda sabiendo que el arroyo estaba con una altura de 5 metros aproximadamente con una correntada muy fuerte y desbordado hacia los costados, en el transcurso del sábado fue bajando el agua y se hizo rastrillaje interno y externo”.

Las tareas continuaron el domingo: “Ya ayer (por el domingo) fue bajando el agua a 1 o 2  metros  y se pudo entrar en búsqueda superficial con kayak y bote, haciendo un barrido interno y se encontró el cadáver del chico a unos 400 metros lineales”.

 

Daños e inundaciones

Hasta ayer, las autoridades se encontraban realizando trabajos de atenciones y reordenamiento de los inconvenientes que dejaron las lluvias del fin de semana. Así lo informó el titular de la dirección de Defensa Civil.

“La lluvia generó anegamientos, calles y barrios inundados y árboles y postes caídos”, mencionó Monsalvo.

“La intensidad más fuerte se sintió desde las 6 de la mañana hasta las  8:30. En pocos minutos cayó 60 centímetros de agua y fue esto lo que colapsó los arroyo e inundaciones en las calles”, explicó, y recordó que para el mediodía “bajaron las lluvias”.

En total, el aguacero fue 74 milímetros en unas zonas y en otras más alejadas de 84. “En algunos sectores luego que paró la lluvia se fueron estableciendo las anegaciones y los arroyos cercanos de la problemática que no solo afectó a Pilar sino a toda la provincia”, dijo el titular de DC.

De acuerdo a cifras ofrecidas por el organismo preventivo, en nuestro distrito se registraron ráfagas de viento de 60 kilómetros por hora, con un sostenido de 20/30.

Los vientos representaron complicaciones para las comunidades. En el territorio pilarense se registraron caída de árboles y  algunos postes.

Se contabilizaron autoevacuados por el diluvio, afirmó el director de DC que fueron “unas 30 personas, divididas en 10 familias”.

“Lo más complicado fue la caída brusca de agua en pocos minutos”, recalcó Monsalvo.

Ayer Defensa Civil estuvo trabajando en el Barrio Villa Comercial, en el río Luján, en Luchetti y Agustoni. Entregaron agua, ropa y mercadería a las familias afectadas.

El torrencial aguacero del sábado también levantó una lluvia por las redes, fueron de denuncias y reclamos en contra del Municipio por la abierta cantidad de daños e inundaciones.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Sociedad