Su familia llevaba 10 intensos días de búsqueda. El cuerpo apareció en un descampado de Del Viso, sin signos de violencia visible. Esperan la autopsia, que se realizará el viernes.

 

Juan Simón Sauan, de 59 años, había sido visto por última vez el 30 de diciembre cuando salió de su hogar ubicado en José Sabogal –entre Lisandro de la Torre y Labardén– del barrio La Loma en Del Viso.

Desde entonces su familia lo buscó de forma desesperada en conjunto con la totalidad del personal policial, pero la tristeza y desesperación iban en aumento con el correr de los días. Incluso, una de sus sobrinas, Yolanda, había confirmado a Resumen que Sauan no se veía en las filmaciones de las cámaras de seguridad de la zona.

En horas de la tarde del miércoles el cuerpo del hombre fue encontrado en un descampado ubicado en Independencia al 8000 y Juana de Arco, a unas 15 cuadras de su hogar.

La policía informó a Resumen del llamado al 911 realizado por un vecino que al pasar por la zona, observó un cuerpo. “Continuando con la búsqueda y llevándose a cabo entrevistas se acudió a un llamado al 911 de que en dichas calles se encontraba en el interior de un descampado el cuerpo de una persona, de sexo masculino, sin vida”, declararon fuentes policiales a este medio.

“La verdad, es que estamos esperando la autopsia. La realidad hasta que no esté, no podemos saber qué ocurrió. La familia completa está destrozada, no esperábamos esto pero ahora nos queda afrontarlo”, dijo Lorena, sobrina de Juan Sauan, en diálogo con Resumen.

El cuerpo fue reconocido tanto por los oficiales como por la familia de Sauan y, a primera vista, confirmaron que “no posee lesiones”. A pesar de que el cuerpo se encontraba boja abajo y en ropa interior, la policía aún no maneja ninguna hipótesis. “Estamos esperando el resultado de la autopsia que se hará el viernes, con eso en mano podremos saber qué ocurrió. Lesiones visibles no tenía”, declaró una fuente policial a nuestro medio.

Ante la consulta de la tardanza en el hallazgo del cuerpo que se encontraba a poca distancia de donde había sido visto por última vez, explicó que los rastrillajes se realizaron de acuerdo a las pocas pistas que conseguían: “uno puede buscarlo, con sus familiares, pero los vecinos también generan datos. El perro, por ejemplo, está adiestrado para la búsqueda pero depende de la situación climática, que puede ir borrando los rastros”

Cabe destacar que tanto los efectivos policiales como la familia habían confirmado que Sauan estaba “muy desanimado y había manifestado hace unos días que estaba muy cansado y que no quería vivir de esta manera”.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Policiales