Por Said Chaya, analista internacional y docente e investigador de la Escuela de Política, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Austral

En el contexto del vigésimo quinto aniversario del infame atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), el presidente Mauricio Macri decretó la creación de un registro de entidades vinculadas al terrorismo. ¿En qué consiste esta medida y qué impacto tendrá?

El miércoles el presidente de la República, Mauricio Macri, formalizó mediante un decreto (489/2019) publicado en el Boletín Oficial, la creación del Registro Público de Personas y Entidades Vinculadas a Actos de Terrorismo y su Financiamiento (REPET). Hasta este día, Argentina se regía por los datos que proveía las Naciones Unidas acerca de estas entidades, aunque la Organización de Estados Americanos (OEA) ya había recomendado a sus países miembro la elaboración de una lista propia.

La Corte Suprema había señalado a Jihad Islámica, brazo armado de Hezbolá, como autor del atentado a la Embajada de Israel en Buenos Aires (1992). Asimismo, miembros de Hezbolá están imputados en la causa por el atentado a la AMIA. Estas condiciones son suficientes para poder predecir que la organización mencionada será incluida en el REPET.

Hezbolá surgió hacia finales de los años ‘70 como un desprendimiento de Amal, un partido político libanés que agrupaba mayoritariamente a musulmanes chiítas, durante la Guerra Civil en ese país (1975-1990). Al calor de la Revolución Islámica que sucedió en Irán en 1979, este nuevo grupo tomó un carácter confesional más profundo que su entidad original. A comienzos de los ‘80 comenzará a cooperar con Irán. Hacia el final de la Guerra Civil, se negará a entregar sus armas, al igual que lo hicieron las demás agrupaciones guerrilleras, y escudándose en un entendimiento con Siria, que por entonces ejercía un poder de veto brutal en los asuntos libaneses, logrará conservar su arsenal. En 1992, participó por primera vez de las elecciones legislativas. Recientemente, formó parte de la coalición que logró la elección de Michel Aoun como presidente del Líbano en 2016, y obtuvo una muy buena performance electoral en los comicios de 2018.

Esta decisión será celebrada, entre otros, por el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, que estará de visita por Buenos Aires, y también Israel, con quien el gobierno de Macri proyecta relaciones estratégicas. Asimismo, seguramente acordarán con la medida el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), que lidera Arabia Saudita, enfrentada a Irán por el liderazgo regional, así como por la Liga de Estados Árabes (LEA). Ambas organizaciones tienen a Hezbolá en su lista de agrupaciones terroristas. El vínculo con Irán, en cambio, se tensará, si cabe, aún más, lo mismo con el Líbano y Siria, cercanos al gobierno de Teherán.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Opinión