Una parte de la sociedad se siguen empeñando en querer justificar que el fútbol es solo un privilegio de los hombres, pero millones de mujeres alrededor del mundo alzaron su voz para cambiar esta situación y demostrar que correr detrás de la pelota no es cuestión de género, sino de pasión.

En 2018, de acuerdo con números oficiales de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), 30 millones de mujeres en el mundo practicaban regularmente este deporte en ámbitos federados, cifra que sin dudas aumentó este año.

Lo que algunos llamaron “moda”, se fue instalando poco a poco en distintos rincones del mundo, de nuestro país y principalmente en nuestro distrito, aunque pareciera que de una forma un tanto secreta. No porque se trate de algo prohibido ni mucho menos, sino por la poca difusión que se le brinda. Es que existen varias escuelas que adoptaron al fútbol femenino como algo propio, al igual que clubes, quienes por presión o por inclusión, formaron equipos de damas, lo que luego desembocó en torneos.

Me gusta que suceda esto, me parece genial que las chicas puedan elegir el deporte que quieran y jugarlo”

En el caso de zona norte, la Liga Escobarense creó una liga femenina, mientras que en Pilar, el fútbol municipal sigue formando jugadoras que fueron apuntando a equipos de Primera, como es el caso de Morena Chachagua, Magalí Benítez y Catalina Núñez, quienes fueron convocadas a entrenar con la Selección Nacional Sub 20.

“En Pilar y en todos lados, el fútbol femenino viene sumando, no solo en cantidad de chicas, sino en cómo es visto por el resto de los deportes y los jugadores de fútbol. Está por el mismo camino que el hockey masculino, que también tuve la oportunidad de vivirlo”, comentó Tomás Argento, profesor del Club Cerro Pilar. “Por eso es que nosotros decidimos hacer estas dos especialidades en nuestro club. Estamos enfocados en que no haya distinción de sexo en ninguno de los dos deportes”, contó.

Argento dirige a chicas de 5 a 18 años, y en algunos casos, mujeres de 40 a 50 años. “Me gusta que suceda esto, me parece genial que las chicas puedan elegir el deporte que quieran y jugarlo. Que no tengan trabas con eso, algo que yo viví en el hockey masculino, ya que tampoco estaba bien visto que los hombres jueguen a ese deporte”, añadió el preparador.

Lo cierto es que no se puede negar una desigualdad entre hombres y mujeres, ya que las mismas no tienen la posibilidad de desempeñarse en Divisionales Juveniles, porque no las hay. Esto provoca que tengan que comenzar su camino profesional desde más grandes o en equipos mixtos, aunque por poco tiempo, ya que muchas federaciones no lo permiten.

“Esto tiene que ver con un tema dirigencial. Los diferentes clubes e instituciones deportivas les deben dar recursos como: lugar de entrenamiento, espacio para jugar, personal capacitado, entrenadores. Recursos en todo sentido para desarrollar el deporte. Ese es el camino. Ya un hecho importante es que se haya profesionalizado en el país, espero que eso traiga muy buenas noticias”, finalizó.

Emiliano Muruca es otro de los casos de profesores que quisieron romper esta barrera. Enseña en dos colegios de Pilar donde les inculca a las jóvenes lo hermoso que es practicar este deporte. Solo es cuestión de animarse.

Los chicos no me dicen que no quieren jugar con las chicas porque ‘son más débiles’, y esto nos pone súper contentos”

“A las chicas les encanta jugar al futbol, incluso participamos en una liga intercolegial. El Colegio del Pilar es uno de los que más se prende en esta movida”, contó. Además “yo tengo una escuela de futbol femenino, donde jugamos la Liga Intercountries de fútbol femenino, algo que no está muy promocionado”. La Dominica Tenis Club participa de este torneo cada 15 días, y a pesar de que no son partidos puntuables, cada fin de semana se suman más equipos a la movida.

“Esto lo hacemos para que las chicas puedan al menos jugar un partido como se debe. La última vez, en el torneo que se hizo en Martindale, hubo alrededor de 12 countries más escuelas de futbol. Las chicas iban desde los 6 o 7 años, hasta casi 14 o 15. Y ahora crearon un encuentro de Mami Fútbol que tendrá lugar el 17 de julio en Haras de Pilar”, señaló.

Finalmente, Muruca apuntó que “antes esto era un ‘deporte para varones’, pero poco a poco el fútbol femenino supo instalarse. Se dieron cuenta que todos pueden jugar. En el colegio, algo que me sorprende, es que ya juegan nenas y varones juntos. Los chicos no me dicen que no quieren jugar con las chicas porque ‘son más débiles’, y esto nos pone súper contentos”.

Las chicas toman el poder

Tal como mencionamos, el distrito adoptó fuertemente la práctica femenina de fútbol. Se crearon equipos dentro de reconocidos clubes locales, como es el caso de Manzanares, donde se desempeña una de las jugadoras que más lucho por esta disciplina: Noelia Walter.

Como muchos la conocen, es una fiel seguidora de San Lorenzo, por lo que desde pequeña su pasión siempre estuvo dirigida al fútbol. Años atrás, impulsó junto a un grupo de jóvenes el equipo femenino de Atlético Pilar, el cual contaba con reconocimiento de la AFA. Lamentablemente, por falta de presupuesto, el club decidió desligar a las chicas de la institución y cada una tuvo que seguir su propio camino.

El fútbol femenino se trata de lucha. Fue y seguirá siéndolo por un tiempo hasta que se instale más”

“Me tocó por ser de las que siempre se quejan y hablan, de las caraduras, de luchar porque no nos saquen y perder nuestra plaza en AFA, pero no tuvimos suerte. El fútbol femenino se trata de lucha. Fue y seguirá siéndolo por un tiempo hasta que se instale más”, señala Walter.

Precisamente eso es lo que vivió Macarena Sánchez. La jugadora de UAI Urquiza intimó a su club para que la reconozcan como trabajadora del deporte y a la AFA para que “cese con la inacción, y cumpla con los acuerdos que tiene con la FIFA en materia de igualdad de género y no discriminación”. Gracias a su voz, y a las de miles de mujeres, se vivió uno de los hechos más importantes en la historia de esta disciplina. El fútbol femenino se iba a profesionalizar.

“Una de las chicas que viajó al Mundial, trabaja en el Mercado Central. Se levanta a las 2 de la mañana, va, trabaja y cuando sale va a entrenar”, dice Walter, en referencia a que todas las jugadoras que viajaron  representar a la albiceleste a Francia en la copa mundial, deben tener un trabajo en paralelo para vivir. Por ejemplo,  en el país las futbolistas que más dinero perciben (fuera de un contrato laboral), cobran 4 mil pesos, lo que no llega a los 100 dólares. Ah, y sin incluir cobertura médica.

“Esto nos obliga a que las chicas que quieran dedicarse a esto deban irse a probar afuera. Es una lástima porque tenemos jugadoras muy habilidosas y no las podemos aprovechar. Cuando yo empecé a jugar era muy difícil encontrar torneos amateurs en Pilar. Hoy por suerte eso cambió. En nuestro caso tuvimos que separarnos, pero la mayoría estamos jugando en algún club de manera amateur. Sepan que no perdimos las ganas de jugar y hacer lo que nos gusta” añadió.

“Son muchos factores los que nos afectan, sabemos que es un deporte muy machista, pero cada vez nos parece menos ilógico que una mujer juegue al futbol. Antes era prohibido hablar o ir a la cancha. Yo soy socia de San Lorenzo desde hace 15 años y lo más común para mí es ir a la cancha sola y hay gente que me pregunta cómo es que me animo. Muchos no visualizan ese cambio”, cerró Walter.

Si bien el futbol femenino ya fue profesionalizado, tienen que comenzar a darle más espacio”

Se puede decir que Sol Córdoba es la otra cara de esta historia. Dentro de la nueva generación de jugadores, ella comenzó recientemente en la escuadra femenina de Real Pilar. “Desde muy chica siempre quise jugar al fútbol. Lo acompañaba a mi hermano y donde veía alguna pelota se la pedía. Así a los 6 años encontré a Gauchitas Pilarica, donde comencé y crecí futbolísticamente”, relató la joven de 14 años, que si bien no recibió grandes críticas por querer jugar “algunos comentarios recibía.  Pero mi idea siempre fue jugar al fútbol, entonces no me importaban mucho. Aunque no niego que algunos a veces me dolían, Yo seguí por lo que quería”.

El fútbol femenino debe dejar de ser una carga. Cabe destacar que se invierte mucho menos que en el fútbol masculino: en el Mundial de Rusia, la FIFA destinó 400 millones de dólares, mientras que para las mujeres, en el Mundial de Francia 2019 donde las chicas hicieron su primer contacto histórico, se invirtió solo 30 millones.

“Necesitamos que empiecen a reconocer el fútbol un poco más, que se puedan ver un poco más los partidos, por televisión a pesar de que algunos son transmitidos ya. Y si bien el futbol femenino ya fue profesionalizado, tienen que comenzar a darle más espacio”, cerró Córdoba.

Belén Gómez

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Destacado