El candidato a la presidencia por el Frente de Todos, se refirió al escenario actual y lo que implicaría un cambio de gobierno. También habló de la inflación como un punto difícil de atacar, pero señaló que es parte del desafío que encara.

Luego del contundente triunfo en las PASO, el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, se animó a hablar por primera vez de la transición, al tiempo que buscó llevar tranquilidad a los mercados al asegurar que Argentina no caerá en default.

“Tenemos que terminar con la idea de que las transiciones son difíciles, son parte de una guerra entre unos y otros, deberían dejar de ser noticia las transiciones”, lanzó Fernández al hablar en el seminario Democracia y Desarrollo que se realiza en el museo Malba.

Tras asegurar que mucha gente está preocupada por si habla o no con el presidente Mauricio Macri, pidió no detenerse en eso. “Tenemos que sacarle todo componente dramático al traspaso”, dijo al referirse a la posibilidad de ser elegido mandatario tras la amplia victoria conseguida en las primarias.

Asimismo, buscó dejar en claro que si gana las elecciones “Argentina no tiene ninguna posibilidad de caer en default”, sostuvo que “nadie puede plantear seriamente una quita” y consideró que “es cuestión de sentarse a negociar”.

En tanto, reconoció que “es muy difícil bajar la inflación” y dijo que si gana los comicios “partimos de un escenario muy complicado” en ese sentido, pero aclaró que “lo último que haría sería copiar alguna de las medidas de Guillermo Moreno, que le hizo un enorme daño a la economía argentina”.

“Es muy difícil de bajar pero es parte del desafío que tenemos. Si yo logro al cuarto año de mandato terminar con una inflación de un dígito sería el tipo más feliz del mundo, pero partimos de un muy mal escenario”, indicó.

Con respecto a la reforma laboral, algo que viene reclamando el FMI, Fernández dijo que el sistema no es un inconveniente. “El problema no es la ley, el problema es una economía que se ha achicado que le cuesta la energía, le cuesta el transporte, le cuesta el sueldo. Estamos hablando de una economía paralizada, tenemos que prenderla, encenderla, se apagó el día que por una cuestión dogmática creyeron que para atacar la inflación había que tocar el consumo”, destacó.

Por otra parte, llamó a que se respete el Estado de derecho y que ningún funcionario corrupto tenga impunidad. “No vengo con la idea de amnistía e indultos. Los indultos son una rémora de la monarquía, jamás los usaría. No tengo que meterme en lo judicial”, dijo ante los presentes. Y agregó: “Quiero que se respete el Estado de Derecho y que ningún corrupto quede impune. Quiero jueces probos que no dicten fallos en torno a la coyuntura, quiero que respeten el Estado de Derecho y que ningún corrupto quede impune”.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Provinciales