Tras cinco derrotas consecutivas, el Cuervo recibe mañana desde las 11 a Villa Dálmine en el estadio Carlos Barraza con el objetivo de volver a sumar. El único cambio será el ingreso de Bargas por el suspendido Cerruti.

Detener la caída es el objetivo de Fénix. Alejado de los puestos de Reducido –aunque sin estar afuera definitivamente de la lucha-, el Cuervo buscará recuperar la sonrisa en Pilar, luego de cinco derrotas consecutivas.

Por la 39° fecha de la Primera B Metropolitana, en el estadio Carlos Barraza, el albinegro recibe a Villa Dálmine mañana desde las 11, con el arbitraje de Américo Monsalvo.

De cara a este partido, tras superar sin resultados positivos la seguidilla de cinco encuentros en 20 días, la dupla técnica compuesta por Favio Orsi y Sergio Gómez aprovechó la semana de trabajo para recuperar lesionados y probar variantes.

Tras entrenar diferenciado por algunas molestias, Martín Zúccaro y Leonardo Ruiz, dos piezas claves en el armado del equipo, se recuperaron y serán de la partida frente al Viola. En la misma línea, Marcos Riquelme, que padeció problemas estomacales, también está en condiciones de jugar.

Por ese motivo, solo habrá una modificación en la formación respecto de los once que cayeron 3 a 0 frente a Nueva Chicago: Leonel Bargas le ganó la pulseada a Martín Beretta y reemplazará a Daniel Cerruti, suspendido por su expulsión ante el Torito. A raíz de esto, Diego Sosa pasará a la zaga central junto a Zúccaro.

De esta manera, de no mediar inconvenientes, el equipo para enfrentar a Dálmine será: Sebastián Hernández; Bargas, Sosa, Zúccaro y Adrián Torres; Mariano Puch, Hugo Silva, Joaquín Marcos, Daniel González; Leonardo Ruiz y Marcos Riquelme.

Por la salvación

Villa Dálmine llega a Pilar con la necesidad de sumar los tres puntos que prácticamente le asegurarían su permanencia en la divisional.

Para el choque con el Cuervo, el director técnico Sergio Rondina no podrá contar con los defensores Facundo Gómez y Rubén Zamponi y el mediocampista Horacio Falcón, que están suspendidos.

En la zaga central, ingresarían Juan Celaya y Sebastián Pena (que no juega desde el 14 de octubre pasado, cuando se lesionó la tibia en el empate 1-1 con Nueva Chicago).

Pero resta definir si serán los únicos cambios en la defensa, porque el DT también probó con Armando Panceri como lateral izquierdo en lugar de Gustavo Mbombaj.

En el mediocampo, la duda es quién será el acompañante de Diego Grecco en el “doble 5”. Todo indica que Lucas Ferreiro dejaría ese lugar y que Damián Acosta o Fernando Luna podrían ingresar como titulares para cumplir esa función.

La otra incógnita es la presencia de Nazareno Solís, que padece un fuerte golpe en su pie izquierdo. Si no se recupera, Luna, Ferreiro o Juan Manuel Ferreyra podrían ocupar su posición.

Así, en Pilar, el Viola iría con Agustín Gómez; Juan Ferreira, Pena, Celaya, Mbombaj o Panceri; Grecco, Acosta o Luna; Víctor Gómez, Raúl Pérez, Solís o Ferreyra; Damián Salvatierra.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Comments are closed.

Más en Fútbol