Es de acuerdo al informe emitido por la Cámara de Comercio de Pilar. Los rubros de Juguetería, Bazar y Regalos fueron los más afectados. Comerciantes preocupados.

 

Las tendencias comerciales en Pilar no son alentadoras y no muestran indicios de querer retomar el sendero productivo del centro. Consumidos por la inflación, el comercio permanece sumergido en una caída de su producción que no conoce de metas. Febrero no fue la excepción y registró una baja de 2,65 por ciento en las ventas con respecto al mismo período del año pasado.

De acuerdo a la Cámara de Comercio de Pilar (SCIPA), los rubros más impactados por la caída fueron los renglones de Juguetería, Bazar y Regalos, ambos registraron una merma del 3 por ciento. Le siguieron los pasos los sectores de Alimentos y Bebidas, Indumentaria y Golosinas, todas con una caída de 2,5 por ciento. Otro afectado, aunque en menor escala, fue Ferretería, que totalizó una baja de 2,4. Todos estos porcentajes dejan un promedio de 2,65 por ciento de impacto negativo.

Sobre estas tendencias, el secretario de la cámara comercial, Cristian Hait, expuso: “Yo lo que pude ver es que como los meses pasados, tenemos una nueva baja. Es alarmante para todos y específicamente para el comercio local”.

En cuanto a los meses venideros, el vocero de SCIPA no avizora un futuro cercano alentador. “El comercio sigue en baja y no muestra mejoría y tampoco una proyección de que vaya a mejorar en los próximos meses”, lamentó Hait.

“El comercio sigue en baja y no muestra mejoría y tampoco una proyección de que vaya a mejorar en los próximos meses”

A juicio del comerciante, además de la situación económica del país, los comerciantes pilarenses deben lidiar con las presiones tarifarias, por lo que dificulta la estabilidad de los comercios. “Siempre hay decisiones de parte del gobierno que es quien lo puede hacer. Hoy hay una gran presión fiscal y hay decisiones que no acompañan eso”, manifestó.

 

Centro apagado

 

Sobre el aumento de locales vacíos en el centro, con carteles de alquileres en sus persianas como lo reflejó Resumen en ediciones anteriores, Hait se mostró preocupado: “Vemos locales vacíos cada vez que caminamos por el centro. Y además cada vez más locales. Los que están abierto, están con poca mercadería, eso deja en evidencia que hay una dificultad para el comercio que permanece abierto de poderse nutrir de nueva mercadería”.

Sobre los cierres, el secretario de SCIPA agregó: “Hay locales que uno nunca se imaginaría que iban a cerrar, comercios históricos y que se están yendo también. No solamente abandona el comerciante nuevo que viene a probar suerte  y ve que no le va bien, si no los locales más antiguos”.

 

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Sociedad