El rol de la oposición en tiempos de crisis

0

Por Flavio “Charo” Álvarez, concejal del Frente Renovador

Desde chico recorro los barrios y no conozco otra manera de hacer política que estar cerca de la gente. Milito desde los 16 por un sueño (desde antes de terminar mis estudios secundarios y comenzar con mi carrera de abogacía) que es que todos los ciudadanos de Pilar tengamos las mismas oportunidades.

Cuando se habla de política y se la criminaliza, duele. Porque siento que se nos pone a todos en la misma bolsa. Entiendo que la política es el instrumento para cambiar la realidad de la gente, puntualmente la de los más necesitados. Y hoy, en tiempos de crisis, redoblamos los esfuerzos cuando visitamos los barrios, porque sabemos que el vecino nos necesita de pie. Somos los concejales, conjuntamente con los intendentes, el primer mostrador de reclamo.

Como opositor a este gobierno, no puedo dejar de reflejar mi crítica a ciertas decisiones. Observo que el gobierno no tiene un plan serio en materia económica y en lo social. Las improvisaciones impiden hacer una evaluación concreta de la gestión del Presidente Mauricio Macri. Pero eso no me frena, no me llama a generar más crítica de la que tenemos a nuestro alrededor. Es el momento para sostener, para garantizar gobernabilidad pero, por sobre todas las cosas, proponer, eso es lo que demandan nuestros vecinos.

Considero que esta nueva joven oposición, en permanente crecimiento, es la que tiene la obligación de no ceder ante las viejas prácticas que tan mal nos hicieron.

Le decimos a nuestros vecinos que confíen en nosotros porque queremos sacar el país adelante pero no en detrimento del otro. Es el hoy con miras al futuro.

Podemos hacer política de otra manera. No hay una única opción. No podemos generar más caos al caos. Eso forma parte de un pasado que los jóvenes que encaramos la responsabilidad de reconstruir la política tenemos que superarlo. Porque no solo es la reconstrucción del peronismo, fuerza a la que pertenezco, sino la reconstrucción de la política en sí misma. De la que la gente hoy descree y con total razón. Porque la política tiene aún una deuda muy grande con el ciudadano. Por eso vamos a seguir buscando todos los mecanismos necesarios para garantizar gobernabilidad y dejar de criminalizar a la política, acción que únicamente puede lograrse siempre con propuestas superadoras, más que en cualquier otro escenario, en tiempos de crisis… Porque, en definitiva, es el pueblo el que en el 2019 va a elegir sus representantes.

Compartir!
Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta