Se inauguró el pasado sábado en la calle Córdoba al 1642. Está reconocida por la Municipalidad como Entidad de Bien Público.

 

El pasado sábado 5 de enero, en plena víspera de Reyes, un sueño empezó a concretarse en pleno barrio La Lomita de Pilar. Fueron 26 las personas adultas y responsables que debieron dar su aceptación, proponer su responsabilidad y acreditar su colaboración desinteresada para que la biblioteca popular “Mi planta de Naranja Lima” fuera reconocida por la Municipalidad de Pilar, como Entidad de Bien Público.

De esta manera y con un desayuno comunitario llevado a cabo en la calle Córdoba al 1642, a una cuadra y media de la Escuela Primaria Nº 7 de La Lomita, se constituyó y aprobó esta iniciativa social-barrial que tiene como directora a la flamante docente Bianca Mariel Berri y como vicepresidente a Ángel Daniel Santana.

Berri fue alumna del actual consejero escolar de Pilar, Fernando D’Auría, quien fue invitado y forma parte del equipo organizador y responsable de la institución barrial. “Estaré colaborando en todo lo que está a mi alcance con esta biblioteca, tan necesaria para que los chicos de La Lomita tengan un lugarcito en el barrio para estudiar”, comentó con alegría el consejero y profesor de ciencias naturales. La flamante biblioteca popular lleva el nombre de una novela de José Mauro de Vasconcelos, una de las más leídas de la nueva literatura brasileña.

 

Una biblioteca para todos

 

En plena ceremonia de reconocimiento institucional, la directora Berri comentó que el logro que se estaba alcanzando en ese momento representaba una caricia de reciprocidad desde el alma de su propia familia que después de años de pruebas difíciles de vida y sacrificio logra, en forma de agradecimiento, brindar al barrio que le permitió habitar, una biblioteca pública para todos.

“La sociedad pilarense en su continuo andar por su historia fue y sigue dando destellos de nobleza, bien común y solidaridad cuando tan solo una persona, una familia, o un barrio considera que se deben crear los espacios necesarios para que distintos grupos etarios puedan alcanzar un propósito, como en este caso, en el cual los niños y jóvenes de La Lomita ya tienen una biblioteca pública reconocida y validada por todos”, apuntó Fernando D’Auria, antes de expresar sus felicitaciones para los promotores de esta iniciativa que se presenta como una gran conquista para el barrio y todos los vecinos que de ahora en más podrán aprovechar este espacio.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Sociedad