Por Lucía Portos

Diputada provincial Unidad Ciudadana

 

Esta semana los y las pilarenses tuvimos el honor de recibir la visita del Presidente de la Nación, Mauricio Macri. Una fugaz presencia, sin acompañamiento popular y rodeado de custodia, para dejar inaugurados un hotel 5 estrellas y un centro médico privado. Podría ser una anécdota si no fuese una imagen de peso tan simbólico a la luz de lo que nos está tocando vivir a lxs argentinxs en general y a lxs bonaerenses en particular.

En las últimas semanas, sin ir más lejos, en nuestro distrito se dieron a conocer tres casos de abandono por parte de IOMA a personas que necesitan de la asistencia de la Obra Social de lxs trabajadorxs del Estado Provincial.

Juan Pablo tiene 24 años y un tumor en la columna. Sus amigxs y familiares debieron organizar una rifa para juntar fondos para costear el tratamiento que IOMA ya no le cubre. Lionela, de 13 años, es insulinodependiente, su mamá debió pedir a través de los medios la colaboración de la comunidad para conseguir la insulina que Lionela necesita y IOMA decidió no proveerle porque esa medicación “no está en sus listados”. Malena, de 20, tiene una discapacidad severa y hace meses IOMA viene retaceándole el pago del transporte y el centro educativo al que asiste y en donde ha hecho notables progresos.

Conocimos de estos casos gracias a los medios de comunicación, por la difusión de sus amigxs o familiares, sin embargo, sabemos que son cientos los casos que permanecen anónimos, donde las familias se resignan y se acumulan con muchísimos otros de afiliados de PAMI que han dejado de recibir su medicación, beneficiarios de programas nacionales como el que otorgaba gratuitamente los medicamentos a los enfermos de diabetes o a las personas con VIH, y al vaciamiento del programa REMEDIAR que ponía a disposición de lxs argentinxs medicamentos en forma gratuita en los hospitales públicos.

El ajuste que impacta en la salud de las personas más vulnerables de nuestro pueblo tiene como consecuencia directa que quienes pueden hacerlo se vuelquen al sistema de salud privada y que quienes no pueden deban recortar otros gastos para poder costear su medicación o, directamente, queden libradxs a su suerte condenados a una peor calidad de vida o, en el peor de los casos, a una muerte temprana y evitable.

Por eso resulta violentamente simbólica la visita del Presidente a un centro de salud privado, mientras con frialdad y desinterés la gobernadora Vidal anuncia en televisión que no piensa inaugurar ningún hospital público durante su gestión y nada dice sobre el vaciamiento de la Obra Social provincial. Queda claro, porque no se preocupan en ocultarlo, que en la Argentina 5 estrellas de Macri y Vidal la vida y la salud son bienes en el comercio y los derechos de lxs argentinxs un gasto que recortar para que la riqueza se siga concentrando en las manos de sus familiares y amigxs.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Opinión