Según la agencia de inteligencia estadounidense, Jorge Rafael Videla estaba “de acuerdo en que se debería matar a los subversivos”,  pero decía que “el asunto en su conjunto se tendría que manejar discretamente” por la imagen que daba del país.

El pasado 20 de agosto de 2018, se cumplieron 42 años de uno de los hechos más trágicos que tuvieron lugar en la última dictadura militar, el cual tuvo como protagonista al distrito de Pilar. Se trata de la Masacre de Fátima, la cual tuvo lugar en la madrugada de ese día, cuando 20 hombres y 10 mujeres fueron brutalmente asesinados.

Por aquel entonces, el hecho que había sido reproducido por Resumen y todos los medios argentinos recibía respuestas del gobierno de facto. “El gobierno nacional repudió en forma ‘terminante’ el asesinato masivo perpetrado en la madrugada en un campo ubicado en jurisdicción de Pilar, a 61 kilómetros de la Capital Federal”, señalaban, como así también el Ministerio del Interior de aquella última dictadura había repudiado “el vandálico episodio atribuible a la demencia de grupos irracionales que pretenden perturbar la paz interior”.

Y aunque el ministro Albano Harguindeguy, a cuyo cargo estaba la Policía Federal, responsable de los crímenes, también expresó una “firme decisión de esclarecer los hechos”, la causa judicial por la aparición de 30 cadáveres dinamitados debió esperar hasta 2008, por las leyes de Punto Final y Obediencia Debida.

Ahora, años después de lo ocurrido, y tras la desclasificación de documentos secretos de la CIA (Agencia Central de Inteligencia estadounidense), se dio a conocer que el país norteamericano responsabilizó inmediatamente a la Policía Federal, indicando el por qué y la reacción del presidente de facto, Jorge Rafael Videla.

Mediante un informe llevado a cabo por Infobae, salieron a la luz las propias palabras de la CIA sobre el hecho, en un documento de cuatro páginas con la advertencia de “secreto”, que forman parte del último paquete desclasificado en los Estados Unidos sobre los años 1976-1983. “Responsabilidad de la Policía Federal por asesinar a las 30 personas cuyos cuerpos aparecieron el 20 de agosto de 1976”, rezan.

Asimismo, sobre Videla, exponen el enojo del entonces titular del ejecutivo de facto, ya que dicha noticia dañaba la imagen del país. “La objeción de Videla no se refiere a que las 30 personas, que supuestamente estaban involucradas con los montoneros, fueran asesinadas, sino a la aparición pública de los cuerpos”, se menciona. Y se agrega: “Videla está de acuerdo en que se debería matar a los subversivos, pero que el asunto en su conjunto se tendría que manejar discretamente”.

Respecto del fastidio, también señalan: “Está molesto porque los cuerpos fueron exhibidos de manera tan prominente y ha ordenado que esto no ocurra en el futuro. Videla considera que esa clase de situación se refleja negativamente en el buen nombre de Argentina tanto dentro como fuera del país”.

La razón

En tanto, según el cable secreto, “los niveles operativos de la Policía Federal Argentina fueron responsables de matar a los 30 individuos tanto en represalia por el asesinato del general Actis como a modo de advertencia a la izquierda extremista para que no participe en otros actos de violencia durante el período del 22 de agosto”.

“Videla está molesto porque los cuerpos fueron exhibidos de manera tan prominente y ha ordenado que esto no ocurra en el futuro”

Cabe recordar que el 19 de agosto de 1976 un grupo de hombres había baleado el automóvil en el cual viajaba el militar retirado Omar Actis, titular del Ente Autárquico Mundial ’78. El gobierno culpó a Montoneros, y en el bolsillo de una de las víctimas se encontró escrito en un papel el mensaje “30 x 1”, que se interpretó como un comentario al discurso de Juan Domingo Perón días antes del Golpe de Estado de 1955: “Y cuando uno de los nuestros caiga, caerán cinco de los de ellos”.

Finalmente, el informe de la CIA argumentó: “La Policía Federal había recibido antes información de que podría haber ataques coordinados del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y Montoneros para conmemorar el 22 de agosto”. Y afirmó, sobre el origen de las víctimas: “Los 30 individuos asesinados habían estado bajo detención de la Policía Federal por presunta implicación con los montoneros”.

 

 

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Destacado