Opinión

Discurso presidencial y democracia republicana

1

El Presidente inauguró las sesiones del Congreso Nacional, al tiempo que la ciudadanía tiende a enfocarse en la actual gestión dejando de lado la herencia recibida y la relatada.

En el ámbito latinoamericano vemos lo que acontece en Venezuela y nos invaden distintas sensaciones y sentimientos. Hay una mezcla de asombro, bronca y tristeza por la marcha del hermano país sumido en una situación cercana al caos. El régimen dictatorial que conduce Nicolás Maduro practica un populismo autoritario en el que la inmensa mayoría de la población sufre la hiperinflación y la carencia de alimentos y medicinas. Como datos ilustrativos de la situación imperante, vale la pena mencionar un estudio llevado a cabo por universidades venezolanas que da cuenta que el 87% de los venezolanos han caído en la pobreza y que el 64% de los habitantes perdió 11,4 kilos en el último año.

En lo político el Consejo Nacional Electoral, ente chavista, le puso un límite a las mega elecciones que planteó Maduro, impidiéndole de esta forma realizar en el mismo día las presidenciales, las parlamentarias, las regionales y las locales. Es de esperar, que este freno a los amañados manejos de Maduro vaya más allá de cuestiones meramente formales. Recordemos que la llamada “Ley contra el Odio” creada por el dictador, no es otra cosa que un instrumento para silenciar y perseguir políticos opositores. Esa norma establece lo que se puede decir y lo que no en las escuelas, en las calles y en los medios. Como se ve una rotunda negación de la democracia.

La buena noticia en América Latina es que, en Ecuador, el ex-presidente Rafael Correa no podrá volver a ser candidato a la primera magistratura de la nación. Quien llevara adelante el llamado “socialismo cristiano”, ya no podrá colaborar desde el poder institucional, apoyando el populismo antidemocrático.

En nuestro país, el Presidente de la Nación dio por inauguradas las sesiones del Congreso Nacional para el año 2018 con el discurso que pronunciara el pasado jueves 1º de marzo. Ante un Congreso colmado de gobernadores, senadores, diputados y miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación llamó la atención la ausencia de la ex-presidente. La hoy senadora por la provincia de Buenos Aires viajó a la Provincia de Santa Cruz aludiendo por “que no asistía a la ceremonia para no escuchar las mentiras de Macri”.

Cabe recordar que siendo Presidente en ejercicio, no cumplió con la costumbre democrática de entregar los atributos de mando al nuevo Presidente en diciembre de 2015. Debo expresar al respecto la sana envidia que seguramente sentimos muchos, cuando a la mañana siguiente al comicio presidencial que se desarrolló en Chile desayunaron juntos Bachelet y Piñera. Bachelet Presidenta saliente en ejercicio y Piñera Presidente elegido el día anterior.  Ese acto simboliza entre otras cosas, la vigencia de una democracia plena y la sumisión de todos los ciudadanos y en especial de los representantes populares de todos los espacios políticos a la Constitución Nacional.

Los pueblos más exitosos a través de la historia son aquellos que declamaron y practicaron la esclavitud hacia la ley. Estos desprecios hacia la convivencia en democracia en el fondo, impactan no sólo a las fuerzas opositoras al cristinismo sino también a todos aquellos que la votaron. Asimismo, deja fuera de foco y mal parados a sus propios compañeros de banca. Ello tiene que ver con el maltrato sistemático dispensado a propios y ajenos. Este comportamiento adolescente e irreflexivo tiene correspondencia entre los gobernadores peronistas y un nutrido grupo de legisladores de ese espacio, cuando plantean que la reorganización del mismo debe prescindir de la exPresidente.

En lo que se refiere al discurso del Presidente, cabe resaltar el tono mesurado del mismo. Este tono que había sido anticipado, según fuentes confiables, a los representantes de todas las fuerzas políticas, contribuyó sin duda a que el clima de la sesión inaugural tuviera que ver con el de una democracia en vías de lograr una sólida madurez. Es decir, una democracia que se contraponga a los lamentables episodios vividos el pasado 18 y 22 de diciembre del año pasado.

La alocución se refirió, entre otros temas a cuestiones económicas. Unas cuantas muestran un camino positivo, en tanto hay otras en las que falta consolidar logros como: seguir trabajando para bajar más aún la inflación, reducir el déficit de la balanza comercial y disminuir gradualmente el déficit fiscal. En otros temas sorprendió a todos, luego de ocho años de gobierno de una mujer, tuvo que ser un Presidente el que planteara la necesidad de igualar lo que ganan las mujeres en sus empleos con lo que perciben los hombres. Señaló que esta desigualdad alcanza, según estadísticas confiables, al 30%.

También hay que reconocer que exhibió audacia al plantear la creación de un gigantesco Parque Nacional en las tierras ubicadas en Campo de Mayo en la provincia de Buenos Aires. Este enorme predio pertenece hasta hoy al Ejército Argentino.

En síntesis, el discurso terminó con las alusiones a lo recibido de la gestión cristinista y se enfocó básicamente en los logros de la gestión del gobierno que encabeza y del compromiso en trabajar para lograr aquellos objetivos aún pendientes.

Fernando Robles

Analista político y Economista

www.fernandorobles.com.ar

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

1 Comment

  1. Da mesma forma que é certo que essa Dandara dos Palmares nunca representou as ideias de luta dos trabalhadores e sim a vontade das elites em enrolar, em enganar os trabalhadores, essa é a pseudo Dandara dos Palmares. Ela vive na plena democracia das elites (talvez seja a democracia ateniense, democracia para poucos), mas não é o caso do Brasil que vive num Estado de Exceção,onde a democracia é vilipendiada diariamente, onde os direitos do povo são solapados por bandidos que essa pseudo Dandara dos Palmares apoia.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Opinión