Foto ilustrativa

La víctima tiene 9 años y el violador, 74. Marta, mamá de la pequeña, relató que reciben amenazas de muerte y que la justicia no ha hecho nada aún. Aseguran que la menor fue contagiada de HPV.

Una familia pide desesperadamente que el supuesto violador de su hija, un hombre de 74 años, sea encarcelado pero, a pesar de haber realizado todos los pasos legales correspondientes, aún sigue en libertad. A esto, denuncian que deben sumar las constantes amenazas de muerte que reciben por parte de la familia del abusador.

Según la denuncia, víctima y victimario son vecinos del barrio Monterrey, de Presidente Derqui y sus familias, antes de lo ocurrido, eran amigas. “Vive frente a mi casa, éramos amigos, familia. Mi hija los conoce desde que tiene 2 años, era como su nieta. Tenía confianza en ellos y en noviembre me ofrecieron un trabajo por un mes, me iba a la mañana y volvía a la tarde. Mi hija, se quedaba con ellos”, contó Marta, mamá de la víctima, a Diario Resumen.

Según su relato, el 6 de diciembre su hija fue abusada por este hombre pero tomó conocimiento de que algo pasaba recién el 25 cuando la pequeña, de tan solo 9 años, manifestó sentir dolor en sus genitales: “Tenía colorado, verrugas. No me contó nada. Era feriado así que al día siguiente fuimos a la salita del barrio, desde donde me mandaron al Hospital de Del Viso”.

La nena fue derivada a diversos médicos, desde dermatólogas a ginecólogas. Asistentes sociales y psicólogas intentaron hablar con la menor, para descubrir lo ocurrido pero la pequeña no hablaba. “La ginecóloga le preguntó quién le había hecho algo, mi hija lloraba pero no dijo nada. Me pidieron que espere a que me hable, mientras seguían el caso”, relató Marta.

Tras análisis de sangre y de orina, fue enviada a su hogar y fue ahí que, en medio del llanto, su hija le contó lo que había pasado: “cuando se iba a bañar, ella lloraba, yo le preguntaba qué pasaba. Me dijo que si me contaba, algo me pasaría a mí y a su papá, que nos íbamos a enojar. Le expliqué que podía decirme y nada iba a pasarnos”.

“Me dijo que él la había tocado, me contó todo. La abracé, la llevé a la salita y llamé a mi marido, de ahí fuimos a hacer la denuncia en la comisaría de acá, luego a la Comisaría de la Mujer. Estaba shockeada”, dijo.

Su hija declaró en la comisaría, luego en Cámara Gesell y dio detalles de todo lo vivido. La fiscal, incluso, le aseguró a Marta que no habría sido solo un abuso, sino una violación. “Desde ahí es una pesadilla, le hicieron los análisis de peritaje. Mi hija fue contagiada de HPV, le dieron remedios. Ahora, seguimos luchando”.

Amenazas

Desde que el caso se judicializó, Marta ha hecho 17 denuncias contra el abusador. “Patearon la puerta, rompieron ventanas, quemaron nuestra ropa, todo el sábado. El martes, el nieto del violador me dijo que esa misma noche amaneceríamos calcinados, que nos prenderían fuego”, relató preocupada.

“Nadie nos presta atención, ya hicimos todo. Somos nosotros los que encima tenemos que mudarnos porque nos amenazan. La fiscal no llama a declarar a las médicas, nada. La estamos pasando muy mal, las amenazas, no puedo salir de mi casa porque están ahí”, concluyó Marta.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Policiales