Cambia todo cambia. Alrededor de los años 70 Pilar comenzó a transformarse con la construcción del Parque Industrial y la aparición de un gran número de barrios cerrados y clubes de campo que concretaba nuevas inversiones en el distrito. El boom inmobiliario de los 90 y la urbanización desplazó a la zonas, de ese entonces, rurales y comenzó a crecer desmedidamente atrayendo la mirada de varias familias de los alrededores.

La población creció y debido al interés de las grandes marcas, los comercios que todos conocíamos desde pequeños, comenzaron a desaparecer. Ir al centro dejó de ser “ir al pueblo”, los supermercados dejaron de ser el “negocio del hijo de…” para ser solo una franquicia nacional más, lo que también provocó que muchas de las antiguas fachadas, fueran modificadas de tal manera que hoy existen grupos en las redes sociales donde se publican fotos antiguas preguntando si alguien se acuerda del comercio que anteriormente funcionaba allí.

A continuación mostramos algunos de esos ejemplos. Serán solo fotos con algunos pocos datos, pero son algunos de los recuerdos de las mejores épocas de nuestros padres, de nuestros abuelos, de nuestros vecinos, que vieron como Pilar dejó de ser pueblo para ser ciudad.

Edificio Guida – Terminal Pilar

El gigante olvidado de la Terminal

Su construcción comenzó poco más de 50 años atrás y se desconoce concretamente cuál iba a ser su función. Muchos aseguran que la obra no se terminó de concretar debido a que los materiales utilizados no eran los adecuados, por lo que la estructura no estaba apta para ser utilizada. Historias desde que cascotes fueron mezclados con cemento para ahorrar dinero hasta que muchas de las vigas eran de una madera de poco valor y que pronto podría caerse.

Por ese motivo, se barajó reiteradas veces la posibilidad de demolerlo, sin embargo, el costo para llevarlo a cabo era demasiado alto.

 

Supermercado Max – Calle Rivadavia e Hipólito Yrigoyen

Supermercado Max

Esquina Rivadavia e Yrigoyen. Las camionetas estacionadas en el lateral de uno de los comercios más recordados en Pilar, el Supermercado Max. Si bien parece que la fachada no ha cambiado mucho desde ese entonces, se ha modificado tanto el estacionamiento como el ingreso al lugar. Su dueño fue el ex intendente de facto Ricardo López Herrero, quien llegó a tener más de 10 sucursales en todo el distrito.

Anteriormente, funcionó Hidalgo Solá, local de artículos para el hogar y luego Financiera Munro. Hoy en día, pertenece a una reconocida franquicia local de ropa deportiva.

 

Mediterráneo – Concejo Deliberante

Mediterráneo

El más recordado del distrito. Mediterráneo fue el boliche debut para la mayoría de los jóvenes en la década de los 90´. Reconocido por los famosos “asaltos”, los familiares de los dueños del lugar, afirman que llegaron a recibir hasta 2 mil personas por fin de semana. Los lentos se volvieron un clásico del lugar gracias al Dj pilarense Pocho Vázquez, quien hoy en día sigue ejerciendo la misma profesión. Actualmente, en las instalaciones ubicadas en la calle San Martín, entre Moreno y Fermín Gamboa, se encuentra el Concejo Deliberante.

Gary Sport – San Martín e Yrigoyen

Gary Sport

San Martín e Yrigoyen. Donde hoy funciona una casa de fotografía, estuvo Gary Sport, un lugar reconocido por la excelente calidad y variedad de indumentaria masculina. Muchos de los que supieron frecuentar la tienda, aseguran haber ido por algo pequeño y retirarse con varias prendas. Y es que en ese momento, era como tener un shopping en pleno centro, siendo una especie de diversión para los más pequeños. Uno de sus dueños fue Ángel Urriticoechea.

 Hospital Sanguinetti

Víctor Vergani, entre Independencia y Fermín Gamboa. Fue inaugurado el 27 de enero de 1962 por el intendente Juan Cirilo Sanguinetti. El mismo nombró una comisión, integrada por el Dr. Ernesto Petrochi y Gregorio Ferra, acompañados por Jorge Manfredi y Ángel Martignone, asesor del gobernador por ese entonces, Osca Alende.

Hace poco menos de un año comenzaron a cambiar el frente con pintura, aunque en el interior, por sus condiciones, parece ser el mismo lugar que comenzó a funcionar hace casi 60 años.

Burcheri – Tomás Márquez y Braschi

Casa Burcheri

Tomás Márquez y Braschi. Fueron varios los negocios que pasaron por esta construcción, el Supermercado Grillo, hasta el Colegio del Pilar. Sin embargo, el más reconocido fue el corralón y ferretería Burcheri.

Al cerrar el colegio, el edificio quedó completamente abandonado, y a pesar de que lo protegen unas persianas al frente, parece ser que por detrás existe algún ingreso al ‘tenebroso’ local. Incluso por el descuido de su mantenimiento, crecieron pequeñas plantas dentro del lugar y hasta un árbol.

Asilo de ancianos

En 1967 se construyó el Asilo de Ancianos, ubicado en la calle San Martín y Tucumán. El proyecto se materializó gracias a los subsidios que aportaba el Gobierno de la Provincia, la Municipalidad y lo más importante, el dinero que sumaban los vecinos gracias a las colectas que se realizaban en familia, iniciativa de José Dalco Domenech. En sus inicios era gratuito y a los ancianos solo se le descontaba la mitad de la jubilación.

Hoy es un establecimiento administrados por religiosas chilenas, quienes un fin de semana al mes, realizan ferias para recaudar fondos. Pocos años atrás, con ayudad del Rotary remodelaron el lugar y reconstruyeron el exterior que por los años, parecía un edificio abandonado.

Estación de servicio del ACA

Si de estaciones de servicio vamos a hablar, el Automóvil Club Argentino y la YPF de la Ruta 8 es uno de los más antiguos de Pilar. Su estructura, que no cambió demasiado a través de los años, se construyó completamente de cemento y fue por mucho tiempo, uno de los puntos de partida de varias competencias de autos. Mientras la curva del Mingo era el lugar favorito para ver “derrapar” los autos.

Iglesia “Nuestra Señora del Pilar”

Su construcción comenzó en 1821 por Lorenzo López. Desde ese momento la obra fue interrumpida varias veces hasta que finalizó en 1921. Un dato muy curioso es que las torres se construyeron con más de 60 años de diferencia. Una en 1856 y la otra en 1920.

Con los años se sacaron las luces “neón” que la destacaba por las noches en el centro pilarense e incluso la pintura se descascaró casi por completo.

 Shopping Torres del Sol

Pocos sabrán cual fue el primer nombre del paseo comercial que hoy todos conocemos como Torres del Sol. Ubicado en pleno Kilómetro 50, comenzó llamándose Panamerican Shopping Center, pero por motivos que se desconocen, el nombre no prosperó. Dentro de sus instalaciones se podía encontrar otra de las sucursales del Supermercado Max como así también la discoteca Pilar Ranch y luego Coyote y La Morocha.

El estacionamiento se extendió y varios restaurantes llegaron a copar el lugar para formar un patio de comidas. Incluso la fuente que estaba en el medio y que no llevaba tantos años desde su inauguración, ya no funciona.

Clínica Fátima

Víctor Vergani casi Independencia. Gran parte de los pilarenses ha nacido en este lugar, la Clínica Fátima. Al día de hoy, funciona en el mismo lugar donde fue construida, pero su fachada ha cambiado rotundamente. En sus comienzos se mostraba un frente con ladrillos a la vista, algo común para la época, y hoy fue reemplazado por vidrios polarizados y renovada internamente, tanto en la sala de espera y recepción, como en las salas de atención y se construyeron más pisos. Lo mismo con sus consultorios externos.

Panamericana

El puente de la calle Guido, parecía ser el único existente en Pilar entre medio de tanto campo. Parece mentira verla sin vehículos andando. Las barandas ya no son anaranjadas. Se sumaron nuevos carriles como así también, las colectoras de asfalto, que no tardaron en ser copadas por los comercios. En la foto de archivo puede verse el complejo Free Beef y el Centro de la Construcción.

El edificio de los bomberos

Ituzaingó esquina Tucumán. El origen de los bomberos voluntarios fue a principios de la década del ‘50 por un descarrilamiento en las vías del Ferrocarril Turquía. Las dificultades para superar el accidente y el cuartel más cercano a Pilar encontrándose a 30 kilómetros, concientizaron a que se formara un grupo de socorristas voluntarios. La Cámara de Comercio tomó la iniciativa y las primeras reuniones fueron en la calle Hipólito Yrigoyen, donde hoy funciona el Instituto Modelo. Pero luego, tras solicitarlo al intendente Florencio López, el cuartel se transportó a donde se ve en la foto antigua en Ituzaingó y Tucumán, donde también por idea del recordado Regino Osés se construyó el edificio que cobija fiscalías, juzgados y demás oficinas públicas. El edificio fue ampliado, mientras el cuartel se mudó a Ruta 8 y Zeballos.

Belén Gómez


Fotos antiguas obtenidas del Facebook: Pilar en el Recuerdo. Archivo Diario Resumen

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Destacado