Opinión

Créditos subsidiados, una salida para el sector PyME

0

 

Por Gustavo Giacomo, economista

Las pequeñas empresas enfrentan, en su gran mayoría, un momento dramático. A la caída de ventas por la recesión, se agrega el peso de altísimas tasas de interés y también el peso de los impuestos. Por lo tanto, el regreso de las líneas de financiamiento productivo es prácticamente un hecho una vez que asuma el nuevo gobierno a partir del 10 de diciembre. Teniendo cuenta que, en las semanas previas a las elecciones Matías Kulfas, uno de los principales referentes económicos de Alberto Fernández, había señalado que el crédito subsidiado será una de las herramientas que pondrán en práctica para darle respiro al sector.

Las elevadas tasas de interés que mantuvo el Banco Central durante el gobierno de Mauricio Macri fue un tema de permanentes críticas de parte de Fernández, especialmente por el elevado costo de las Leliq. Ahora el titular del BCRA, Guido Sandleris, definió medidas en las últimas horas que justamente tenderán a empezar a bajar las tasas. Desde el Central reconocen que las tasas tenderán a bajar hasta el 10 de diciembre, “pero vamos a cuidar que sigan siendo positivas en términos reales”, o sea que se mantengan por encima de la inflación proyectada.

A la par de las medidas que endurecieron sustancialmente los controles cambiarios, el BCRA anunció cambios en la manera de integrar los encajes de depósitos a la vista. Se dispuso que no se podrán realizar más con Leliq, lo que implica una menor fuente de recursos para los bancos. Según estiman en el sector financiero, esto significará el desarme del stock de Leliq en poder de los bancos por aproximadamente unos 150.000 millones de pesos. Esta medida regirá desde el 1 de noviembre y provocará una reducción gradual de las tasas de interés que los bancos pagan para captar depósitos a plazo. Y también debería ayudar para que se reduzca la tasa de financiamiento, al menos para líneas de corto plazo.

Las PYME están viviendo momentos dramáticos, por el elevado costo del financiamiento, la caída de ventas y el peso de los impuestos. Por eso las pequeñas empresas serán una de las prioridades del futuro equipo económico. Este primer paso para empezar a bajar la tasa de interés está claramente en línea con lo que venía pregonando Alberto Fernández en la campaña electoral. Pero más allá de estos cambios, los economistas que trabajan con el presidente electo ya preparan lo que será la reedición de las líneas crediticias con tasas diferenciales para PYME. Varios de los que actualmente están asesorando ya tuvieron experiencia en el BCRA: el propio Kulfas, Arnaldo Bocco y Mercedes Marcó del Pont, ex titular de la entidad.

El flamante elenco es muy crítico de las políticas que desarrolló el BCRA en los últimos años, primero con Federico Sturzenegger y ahora con Sandleris. Consideran que la política de tasas muy altas sólo ayudó a ahogar a las PYME, pero no consiguió el objetivo básico que se buscaba, que es contener la inflación. Al contrario, a pesar de las tasas tan elevadas y el estricto control de la cantidad de dinero la inflación supera cómodamente el 50 por ciento.

Las líneas de crédito subsidiadas obligaban a los bancos a otorgar una determinada cantidad de préstamos a las PYME a niveles que estaban por debajo de la tasa de mercado. El monto estaba en relación al volumen de depósitos de cada entidad. Quien suspendió esta línea un año después de asumir fue Sturzenegger, quien sostenía que no se podía obligar a los bancos a hacerse cargo de prestar a tasas por debajo de los niveles de mercado.

Crisis PyME

2015-2019: cerraron más de 21 mil pymes y la industria registró 145 mil despidos según un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), entre diciembre de 2015 a mayo de 2019 cerraron 21.644 pymes de 100 o menos trabajadores. Además, desde la asunción del presidente Mauricio Macri, y junio de 2019, se perdieron 146.855 puestos de trabajo en el rubro industrial.

El último informe del Índice de producción industrial manufacturero (IPIM) para agosto de 2019 arrojó una caída interanual (en comparación con agosto de 2018) de 6,4%, con un acumulado del año del -8,1%.

Entre los motivos del desplome, CEPA argumentó: “en los últimos tres años y medio la electricidad aumentó un 3.240,1% y el gas un 4.096,3%. Este aumento de la energía tuvo un fuerte impacto en el costo de las empresas”.

En cuanto al salario real, según proyección de distintas consultoras, será del -19,5% en diciembre de 2019 comparado con diciembre de 2015 (cálculo en base a RIPTE por su estabilidad). Teniendo en cuenta que la mayoría de las pymes industriales se encuentran abocadas al mercado interno, la caída del consumo las afectó en forma directa. A esa situación, hay que sumarle el pago a plazos de más de 120 días y la elevada tasa para descontar cheques.

Radiografía del sector

En su página web, el Ministerio de Producción de la Nación afirma que “el 98% de las empresas en la Argentina son PyMEs” y “generan el 70% del empleo privado formal”, más de 4,2 millones de personas. A través de su GPS de las empresas, detalla que, el empleo formal privado se divide en 20,7% en microempresas, 22,5% en pequeñas y 22,4% en medianas, lo que representa un total de 65,6 por ciento.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Opinión