Delincuentes ingresaron en dos viviendas mientras los dueños dormían y se dieron a la fuga. Los vecinos reclaman presencia policial.

 

Durante la madrugada del domingo, dos familias fueron víctimas de una entradera en la localidad de Zelaya. Los hechos fueron en viviendas de la calle Zárate y, en ambos casos, los malvivientes forzaron las rejas para ingresar mientras los propietarios se encontraban durmiendo.

“Me entero cuando se habían ido. Mi hijo de 8 años se levantó a tomar agua, encontró la puerta abierta y me dice que estábamos durmiendo con todo abierto. Pensé que había sido un descuido nuestro. Al otro día, mi vecino estaba gritando porque le habían robado”, contó Karolina, una de las damnificadas, a Diario Resumen.

Luego de hablar con su vecino, que le explicó que habían ingresado a robar a su hogar rompiendo la reja, la mujer volvió a su vivienda y comprobó que ella también había sido víctima: “fui a mi casa y vi la reja levantada. No revolvieron nada, fueron llevándose las cosas que estaban a la vista, billetera, zapatillas, una planchita”.

Cuando fue a realizar la denuncia, en la comisaría le explicaron que no tenían personal. “Nos explicaron que no había policías, la mujer que vino nos dijo que estaba sola, que hay uno solo por guardia y si ocurre algo, no pueden dejar la comisaría. La patrulla que tenemos, corresponde a Pilar porque acá se ha roto hace más de un mes”, explicó.

Luego del susto, que aún las familias mantienen, la joven aseguró que “es una situación indignante”: “estamos con miedo, pienso que si mi hijo se hubiese levantado antes, podría haber pasado algo. Estamos angustiados, nos quedamos sin dinero, documentos, tarjetas. Para los pañales de mi bebé nos presta dinero mi suegro”.

“Nos sentimos desprotegidos, no hay policías, nada. Hay muchos robos en Zelaya. Estamos a la deriva, uno no se puede ir a dormir tranquilo”, cerró.

 

Otro caso

 

El jueves de la semana pasada, un vecino denunció que habían ingresado a su propiedad a través del patio lindero y habían robado su bicicleta. “Fue cerca de las 4 de la mañana, estábamos durmiendo. Cuando nos levantamos en el paredón de mi vecino había una escalera hacia mi casa. No presté atención, pero después me percaté que nos faltaba una bicicleta”, explicó Alan, el damnificado, a Diario Resumen.

Inmediatamente se dirigió al Destacamento de Zelaya e hizo la denuncia.

“Salí a buscar la bici, porque un testigo lo había visto. Ya sabemos quién fue”, agregó Alan.

Además aseguró que la policía “no hizo nada” y el hombre sigue libre: “nunca hicieron nada, no tiene patrulleros, dicen que recorren con sus autos particulares pero nunca se ve nada. Los robos son muy seguidos, acá no hay seguridad, no existen cámaras. Los pocos policías no vigilan”.

Por último, dejó en claro que desde el Municipio nunca les han dado respuesta ante sus reclamos para mayor seguridad

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Policiales