Paula González, del Frente Pilarense, analizó la situación de los barrios pilarenses y afirmó que son cada vez más quienes reducen sus raciones de alimentos o asisten a comedores.

 

El 2018 cerró con una larga lista de aumentos en transporte, combustible, servicios –electricidad, agua y gas– alimentos, medicación, entre otras cosas. Asimismo, la inflación según consultoras privadas habría llegado al 48 por ciento, aunque el INDEC publicará sus números recién el 15 de este mes.

Los primeros meses del año que acaba de comenzar registrarán nuevas subas en servicios básicos, incrementando la crisis económica: en su mayoría, tendrán un total que rondará el 35 y 40 por ciento de aumento. .

En medio de este panorama, los pilarenses sufren cada vez más la crisis y desde el Frente Pilarense, la edil Paula González –licenciada en Trabajo Social– declaró que en los barrios se ve cada vez más el deterioro.

“Lo que vemos es que la situación económica de las familias se ha deteriorado mucho en los últimos tres años, producto de la inflación en la canasta básica, la caída del poder adquisitivo, las asignaciones, los programas sociales, la falta de changas”, dijo González a Diario Resumen.

Además, destacó que “las familias se encuentran más empobrecidas” y que cada vez es más difícil para ellos llegar a fin de mes: “Se vuelve una tarea imposible. Se endeudan para pagar tarifas de servicios básicos, como la electricidad, el gas. El diagnóstico social es cada vez más preocupante”.

Por otro lado, hizo hincapié en que la alimentación se ha visto fuertemente perjudicada y que cientos de familias deben asistir a comedores para poder tener un plato de comida. “Se han visto obligadas a reducir las raciones de comida diaria o asistir a un comedor comunitario para garantizar la alimentación de sus hijos. Esa es la cara de la pobreza que más duele, porque sabemos que hay niños que se van a dormir con hambre, que volvieron a pedir monedas en la calle, que no tienen vestimenta o vivienda digna”, afirmó.

Respecto de las entidades sociales, afirmó que se hacen responsables de un tejido social que se deteriorara cada día más mientras que “el Intendente mira para el otro lado” y criticó que en la última sesión del HCD se votó un convenio “para darle las sobras de alimento a un comedor comunitario”.

“El Intendente prometió una revolución, cuando nuestros chichos tienen una alimentación cada vez menos completa. No hay un estado municipal que piense en políticas de desarrollo social que disminuyan el impacto de la crisis, sino que la profundizan”, subrayó.

“La gente tiene angustia, hay un aumento de problemáticas familiares, desánimos. Esa revolución de la alegría a los pilarenses no les llegó, pero sí les llegaron los tarifazos, los aumentos de tasas, el endeudamiento, las termoeléctricas, un código urbano que beneficia a unos pocos”, explicó.

“La revolución de la alegría a los pilarenses no les llegó, pero sí les llegaron los tarifazos”

“En desarrollo social hay un desamparo, donde había derechos el estado se corrió. Estamos frente a un gobierno que deja de lado la política social y deteriora la calidad de vida de las personas, que no piensa en el futuro, que muestra su insensibilidad y su falta de mirada humana para gobernar, sobre todo en este momento donde muchos la pasan mal y sufren”, dijo.

 

Críticas a los tarifazos en electricidad

 

Santiago Laurent, compañero de bloque de González, arremetió en redes sociales contra los aumentos de Edenor e involucró al Jefe de Gabinete, Juan Pablo Martignone.

“Aumentos de tarifas impagables y en Pilar, como todos lados, son cada vez más los cortes, y cada vez más largos. Edenor, obtuvo altas ganancias con los tarifazos, sin embargo siguen sin invertir para disminuir los cortes”, escribió y agregó que “mientras miles de pilarenses sufren reiterados cortes de luz, Martignone, el defensor oficial de las empresas amigas en Pilar, dice Edenor ‘con los planes de inversión viene bien’”.

González, por su parte, declaró que el gobierno actual prioriza a las empresas. “No terminan de entender que los servicios básicos, son derechos que los vecinos tienen que tener garantizados. Tienen el error de concebir a la electricidad, el gas y el agua como un elemento del mercado y no como un bien social, como un derecho”, dijo.

Además, criticó que los tarifazos se hayan hecho sobre la excusa de mejoras en el servicio, que no llegaron. “El servicio terminó siendo el mismo, fue una excusa para que la gente creyera que era necesario aplicar el tarifazo. El servicio, es básicamente el mismo en la mayoría de los barrios pero la factura no”, cerró Paula González.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Destacado