Cambios y movimientos en la Iglesia de hoy

0

Por Oscar Spinetta

 

Días pasados en su columna de Clarín, el destacado analista de la vida eclesiástica, Sergio Rubin, escribió sobre el encuentro del sábado, y entiende que acá hay dos o tres cosas que están pasando. En esta nota se habla de una nueva conformación.

Primero el cambio de Monseñor Oscar Ojea, Obispo de la Diócesis de San Isidro, fue electo -por un período de tres años- por sus pares como nuevo Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, allí reemplaza a José María Arancedo. Recordemos que es un hombre cercano a Francisco. El segundo tema puede ser el caso del Arzobispo Mercedes-Lujan, Monseñor Agustín Radrizzani, nunca fue un obispo muy cercano al Papa, en otras épocas ambos representaban el sector más progresista, hasta que aparecieron sus diferencias, pero se acomoda a lo que está pasando. El tercer tema puede ser un cuestionamiento a lo que pasó con el Obispo de Lomas de Zamora  -hombre muy cercano a Francisco-, Monseñor Jorge Lugones, Presidente de la Pastoral social, que recibió a Hugo Moyano, el tema es claro, el que plantea esto, es alguien que ha votado a Mauricio Macri o alguien del propio Gobierno. ¿Qué hacen estás personas ahí?, me decepcionan.

La Iglesia no quiere quedarse fuera del contexto social, todo el mundo sabe lo que pasa. En la clase media baja, los problemas son mayores. Las tarifas y otros temas acusan que algunos no llegan a fin de mes. Los planes sociales no alcanzan, esto puede terminar en un levantamiento social en cualquier momento. También digo que no va a ser lo mismo que el 2001, Macri no es De La Rúa, este ‘no come vidrio’ y los intereses internacionales lo apoyan.

El acuerdo con el FMI hizo que todos los sectores bajos, que ayer estaban postergados, hoy queden mucho más todavía. La clase media está en la cornisa. El FMI pone una persona que evalúe los ajustes que hace el Gobierno. Con dificultad salió el nuevo presupuesto. Este organismo internacional propone ajustar en todos lados y este apunta hacia la clase trabajadora.

La Iglesia no se quiere quedar afuera, de a poco se acerca a los sindicatos, incluso a los que estuvieron con Cristina. Pero seamos claros, el que te plantea esto no es una persona que está ligada al peronismo, ya sea izquierda, derecha o centro. No nos olvidemos que Juan Perón crea la doctrina justicialista tomando como base la doctrina social de la Iglesia.

En el ámbito de la especulación, en esto tiene mucho que ver en parte la Iglesia y también la complicidad del sindicalismo. Ambos hicieron creer que Hugo Moyano se juntó con Monseñor Agustín Radrizzani  para pedir un paraguas judicial y que este encuentro le daría cierta cobertura al hijo del sindicalista. Algunos dicen que el paraguas es de papel.

Interpreto y creo que no le conviene al Presidente Mauricio Macri tener preso a Pablo Moyano y menos a Cristina Fernández, digo por los movimientos de gente o de demostración de poder que estos puedan hacer juntos o separados.

Otro tema sería analizar que también es llamativo que el Arzobispo Víctor Manuel “Tucho” Fernández, muy cercano al Papa, escritor de la última encíclica, también se haya reunido en La Plata con dirigentes sindicales y los haya apoyado.

Lo concreto es entender lo que está haciendo la Iglesia hoy, la consigna es contener, yo creo que a esta persona le tiene que contestar que si no lo contiene la Iglesia quién lo va a contener…, que de la foto no sabemos quiénes son todos y cada uno, pero lo que está tratando la Iglesia es lo que decía el Papa, y también le decíamos a Cristina, lo mejor es que se vuelva a votar el año que viene. No que haya un movimiento destituyente y que Mauricio Macri pueda terminar su mandato. Lo que está haciendo hoy la Iglesia es tratar de juntar los sectores para que no se desparramen, a nadie le conviene que se coarte la democracia, ni a los intendentes que están jugando su propio partido.

El Peronismo está dividido en tres o cuatro partes, y va a ser muy difícil que se pueda juntar, con esto también digo, que va a ser muy difícil que Mauricio Macri pierda su reelección el año que viene. Macri va a ir unido con su espacio Cambiemos y un sector del Peronismo -dividido en dos o tres fracciones-, por los cual no van a poder juntar los votos.

También el Papa cuando recibió a Milagros Salas, a Hebe de Bonafini, todo el mundo salió a criticarlo. No nos olvidemos que el Papa es un jefe de Estado, que tiene que recibir a todo el mundo, acá nosotros no nos fijamos cuando el Presidente Mauricio Macri recibe a Evo Morales, que es comunista, o lo recibe a Donald Trump , o algún representante de su Gobierno. Que seguro sentenciamos de derecha, los jefes de Estado tienen un protocolo, eso es lo que tiene que tener en cuenta cualquier persona que haga un análisis.

Compartir!
Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta