Según las estadísticas, en el primer trimestre de 2018 los hombres tuvieron un promedio de ganancia de más de 20 mil pesos, mientras que las mujeres tan solo de 14 mil.

 

Las mujeres bonaerenses perciben un 30 por ciento menos de ingresos que los hombres, pese a que trabajan casi en números iguales, y la principal razón es la dificultad para acceder a las escalas más altas de la pirámide salarial.

Esta “brecha salarial de género” se desprende del indicador de Distribución de Ingresos bonaerenses, elaborado en base a datos del Indec para el tercer trimestre del año pasado. Según estas estadísticas, los 4,2 millones de varones que perciben algún tipo de ingreso se quedaron, en ese período, con 86,3 millones de pesos (un promedio de 20.298 de pesos per cápita). En contrapartida, las 4,1 millones de mujeres asalariadas recibieron 60,6 millones de pesos (14.560 de pesos en promedio), un 29,7 por ciento menos.

Estos números, publicados en Diario Extra que edita agencia DIB, se condicen con las estadísticas nacionales, que indican que la brecha salarial por género en Argentina es del 27,5 por ciento. Visto de otro modo, significa que las mujeres deberían trabajar hasta el 9 de abril del año siguiente para ganar lo mismo que un hombre hasta el 31 de diciembre. Es por ello que ayer se estableció el “Día del Pago Igualitario”, una campaña para concientizar sobre la desigualdad salarial entre varones y mujeres.

Las estadísticas bonaerenses, obtenidas a partir de los datos que el Indec elabora para los seis conglomerados urbanos de la provincia (Conurbano, Gran La Plata, Mar del Plata, San Nicolás, Bahía Blanca-Cerri y Patagones), indican que los hombres se quedaron en el tercer trimestre de 2018 con el 58,7 por ciento del total de 146,900 millones de pesos de ingresos producidos durante el período.

Este número puede explicarse mejor si se tiene en cuenta la distribución de los ingresos por deciles (un método que divide a la población en 10 grupos según la escala salarial que posean): el 50 por ciento de las mujeres se ubican en los cuatro deciles más bajos de la escala, con ingresos promedio que van de 2.359 a 9.364 de pesos. En cambio, apenas el 29,5 de los varones se encuentra en ese grupo, y además cuentan con ingresos promedio superiores.

A medida que se acerca a la cima, la situación es inversa: mientras que el 37,6 por ciento de los hombres están en el 30 por ciento de mayor ingreso, apenas un 22 por ciento de las mujeres se encuentra en esa posición. Aquí también la relación salarial es mejor para los hombres.

Pero incluso al interior del grupo de asalariados varones se dan desigualdades extremas: el decil más rico percibe 45 veces más ingresos que el más pobre. En el caso de las mujeres, la ecuación se reduce a 10,4.

 

Desigualdades

 

El informe oficial destaca además que casi un tercio de los ingresos percibidos por los bonaerenses están concentrados en apenas el 10 por ciento de la población más rica (incluyendo varones y mujeres), que en promedio recibe remuneraciones 21 veces más altas que el decil más pobre.

En ese marco, el decil con mayores recursos percibe un ingreso promedio de 52.065 de pesos, con picos de 290.000 pesos. En la escala más baja de la pirámide, en tanto, el promedio es de 2.408 pesos. Además, se destaca que sobre una población de 14,2 millones de personas, 8,4 millones perciben algún tipo de ingreso, mientras que los restantes 5,8 millones, no.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Provinciales