Una serie de videos y fotografías, la prueba clave del juicio contra Gastón Berganza

0

Habrían llegado meses antes del homicidio ocurrido en noviembre de 2015 en Ruta 8 y San Martín, a la oficina del empresario. De comprobarse que el imputado vio el contenido, se caería su defensa.

El juicio contra Gastón Berganza, quien asesinó a Diego Feinmann (medio hermano del reconocido periodista), comenzó el lunes pasado y, tras una semana la tensión continúa creciendo en la sala del Tribunal Oral Criminal Nº 5 de San Isidro en cada una de las sesiones.

En las últimas horas se conoció la existencia de videos que la víctima había filmado mientras tenía relaciones sexuales con María Laura Alayón, su ex pareja y pareja del empresario al momento del crimen y que habría enviado por mail a la compañía del imputado.

En la nueva ronda de testimoniales la ex secretaria de Berganza y el contador de la familia declararon sobre los reiterados llamados y los videos sexuales que se recibieron en la sede de Parque Patricios de la firma PC Retail. Los llamados habrían comenzado meses antes del crimen y según la ex empleada Diego Feinmann había llegado a marcar más de 30 veces en un mismo día, e incluso la había amenazado. “Estaba empecinado en hablar con él. Era muy agresivo, me decía ‘no sabés con quién te metés’”, declaró.

El mail con el link a una carpeta de Dropbox con 21 archivos (18 videos y 3 imágenes) ingresó en el correo corporativo, siendo accesible para empleados y según denuncian, para clientes. A pesar de que no pudo ser demostrado por el perito informático que fueron enviados por la víctima, si quedó en evidencia que el rostro de Feinmann se podía ver claramente en las tres fotografías, entre las cuales existía una con la hija de Alayón.

Ni la ex secretaria, que debió relatar el acoso telefónico que recibió por parte de la víctima, ni el contador, que fue el encargado de llevar el material ante un escribano, pudieron confirmar si Berganza había visto o no el contenido de esa carpeta, detalle que resulta clave para el caso ya que podría dar un giro en la causa.

Es que para la fiscal María Inés Domínguez el imputado sabía a quién disparaba y “tenía plena intención de matarlo”, por lo cual determinar si Berganza vio las fotografías y los videos ayudarían a la fiscalía a demostrar su teoría y desmantelarían la defensa del imputado, quien continúa afirmando que creyó era un robo y que todo ocurrió en legítima defensa.

Compartir!

Deja una respuesta