El intendente de Pueyrredón replicó que “en Capital Federal se le cobra el ABL a los teatros; acá la TSU, que es el equivalente, y no la pagan”. Aseguró que no incumplirá la ley aprobada en 2018.

 

El intendente de General Pueyrredón (Mar del Plata), Carlos Arroyo, le respondió ayer a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, quien días atrás le pidió al jefe comunal del distrito costero por carta que dé marcha atrás con un impuesto que la Comuna le cobra regularmente a la industria teatral. “Voy a seguir cobrando la tasa mientras que la ley esté vigente”, sostuvo el jefe comunal, inamovible en su postura.

La respuesta de Arroyo volvió a poner en evidencia las diferencias que existen entre la mandataria y el referente distrital.

“Yo no puedo desistir de la aplicación correcta de una ley, de una ordenanza que data de abril del año 2018. Mi primera obligación como intendente es aplicar todo lo que la ley sentencie y es lo que hice. Sinceramente es eso: apliqué la ley positiva vigente. Y no puedo vetarla porque precisamente ya está vigente”, señaló el jefe comunal, minutos después de recorrer junto al presidente del Banco Provincia, Juan Curutchet, la nueva sucursal de la entidad en la ciudad de Mar del Plata.

Además, el intendente Arroyo aseguró que el impuesto que se cobra en Mar del Plata se encuentra “dentro del contexto general” que figura en el país. Y colocó como ejemplo a otros dos polos teatrales: Buenos Aires y Carlos Paz.

“En Capital Federal se le cobra el ABL (servicios de alumbrado, barrido y limpieza) a los teatros; acá la TSU, que es el equivalente, y no la pagan”, señaló, al tiempo que aseguró que en la ciudad cordobesa la situación es “más o menos parecida”.

Además aclaró que el cobro es “exclusivamente sobre la publicidad y la propaganda” y que quedan exentos de abonar al Municipio “los afiches que figuran dentro del teatro”. “Si lo ponen afuera si (lo tienen que pagar)”, agregó.

En este sentido, el jefe comunal aseguró que “en Mar del Plata no tenemos nada raro” y que “estamos dentro del contexto general”.

“Yo la pregunta que me hago es la siguiente”, se interrogó el Jefe Comunal, “si yo a un jubilado, a un obrero, a una maestra o a un peluquero, le tengo que cobrar la TSU ¿por qué no se lo tengo que cobrar al empresario teatral cuando el peluquero tiene un inmueble pequeño y un teatro cuesta millones?”, señaló. Y en el mismo sentido agregó: “Cuando los concejales decidan sacar la ordenanza, voy a hacer lo que corresponde y a partir de ahí no la cobraré, pero mientras esté la voy a cobrar”.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Provinciales