Foto: Pato Cristino

El entrenador le dio una identidad a Real Pilar esta temporada que los llevó a lograr el primer ascenso de su historia, con el plus de haber armado el grupo de cero y haciendo debutar a una gran cantidad de jugadores.

Una vez que el equipo se salvó del descenso la temporada pasada bajo las órdenes de Rodolfo Depaoli, eran muchos los interrogantes que se abrían acerca de cuál sería la elección de la Comisión Directiva de Real Pilar para que se encargue de encaminar los destinos del primer equipo en el Campeonato de Primera D.

Después de tener varios nombres en carpeta se terminaron inclinando por Tomás Arrotea Molina, quien supo defender el arco de Fénix en su etapa como futbolista, con la intención de seguir creciendo y buscando objetivos cada vez más importantes. El DT que en un primer momento era desconocido para muchos se terminó ganando la aprobación de todos los hinchas por intermedio de un equipo protagonista en todas las canchas y que supo enamorar a propios y extraños a través de su buen trato de pelota que le permitió llevar al equipo a la Primera C del fútbol argentino tras imponerse por 2 a 0 en la serie final del Torneo Reducido ante Liniers.

La madurez de los jugadores y el no renunciar nunca a la idea terminó con un ascenso muy rápido pero merecido”

En diálogo con Diario Resumen, el entrenador manifestó sus sensaciones tras la obtención del objetivo que tanto han buscado. “Felicidad es la primer palabra que me viene a la cabeza, otra de las cosas en las que pienso es en el esfuerzo que hacen los jugadores por jugar en estas categorías y en sus familias que hacen un esfuerzo grande también. Generalmente el fútbol no te da recompensa al esfuerzo porque son más los que pierden que los que ganan y poder alcanzar esto en tan poco tiempo es muy lindo”, señaló.

El DT comentó cuál fue el momento en el que vio que se podía materializar el ascenso. “Ayer cuando empezó el partido. Vi en cancha un equipo con mucha jerarquía y muy maduro, nada que ver a ese equipo que jugó las primeras fechas el año pasado, vi un equipo con mucho crecimiento. A pesar de que hicimos debutar 19 jugadores en Primera este año vi mucha jerarquía y eso me dio tranquilidad, después el fútbol tiene sorpresas y si se nos escapaba iba a ser por una sorpresa”, expresó.

Es una razón de orgullo lo que ha logrado Arrotea con este equipo, insertándole una identidad basada en su forma de ver este deporte. “Siempre me sentí identificado porque cuando las cosas no salían tanto no es que no salía nada, salía lo que sale en un proceso normal de un club joven con un equipo totalmente nuevo. Por ahí no jugábamos tan bien pero se veía un crecimiento semana a semana y estábamos tranquilos, a pesar de que los resultados no se nos daban, porque veía que el equipo empezaba a mostrar lo que buscábamos. La madurez de los jugadores y el no renunciar nunca a la idea terminó con un ascenso muy rápido pero merecido”, afirmó.

Con el plantel anterior desmantelado, él y su cuerpo técnico debieron armar un grupo nuevo para afrontar esta temporada. “Me parece que esa fue una de las claves, cuerpo técnico nuevo que puede armar un plantel desde cero fue vital para poder lograr esto porque trajimos a los jugadores que nosotros queríamos en su totalidad”, manifestó.

Por último, el entrenador se refirió a cuáles son los pasos a seguir de ahora en más. “Yo digo que en el fútbol las victorias y las derrotas duran 24 horas, bueno los campeonatos duran una semana. Vamos a disfrutar una semana de descanso y de ir pensando de a poco el Real Pilar que se viene y después ya nos meteremos a trabajar al 100 por ciento”, finalizó Tomás Arrotea.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Deportes