Entrevistas

Alejandro Fontana: “Cuanto más calor tengamos más probabilidad de ahogamientos vamos a tener”

0

El calor ha empezado a hacerse presente en el ambiente pilarense en las últimas semanas, producto de la cercanía del verano, y la temporada de piletas y demás lugares donde refrescarse comienza a tener lugar en los planes cotidianos que los habitantes del distrito llevan a cabo en busca de diversión y pasar un buen rato.

Esto solo es posible si las personas son conscientes de los peligros que existen y comprendan los mensajes preventivos, debido a que es la actividad preventiva en natatorios la que otorga la posibilidad de que se puedan salvar vidas.

Por este motivo es que el experimentado guardavidas pilarense, Alejandro Fontana, desea anoticiar a los vecinos de la región sobre los peligros que existen en nuestro distrito con la intención de que tomen consciencia y sepan acerca de los cuidados que deben tener en los espejos de agua y como está la situación en el municipio. “Si uno hace una prevención pasiva, activa, reactiva, o cuando ocurre el hecho mitigo los daños con mi participación, que también está dentro de la prevención; todo se reduce después a un menor costo económico de una muerte o personas que puedan quedar con secuelas”, comentó.

El ahogamiento es la segunda causa de muerte a nivel mundial sobre todo en chicos de 1 a 4 años. “Hace años que vengo siguiendo las estadísticas de Pilar y cuando se hacen campañas preventivas el índice de ahogamiento se reduce en un porcentaje que para nosotros podría ser de uno o tres personas, pero que son tres vidas que se salvan”, señaló Fontana.

“La estadística en Pilar lo que hablaba es que se venían ahogando entre 5 y 6 personas anuales, entre ellos criaturas, entonces hay distintos enfoques de donde apuntar con los espejos de agua. Lo ideal es seguir la cadena de sobrevida que proponemos los guardavidas a nivel internacional, el 99 por ciento de nuestro trabajo es prevención”, profundizó en el tema.

 

Cadena de sobrevida

 

Se trata de acciones detalladas destinadas a personas que son lego en lo que se refiere a ahogamientos, la misma se divide en 5 eslabones. Fontana se dedicó a explicar cada uno de los eslabones.

El primero es la prevención para que la gente tome conocimiento de cuales son los riesgos de los espejos de agua. “Si está embarcado tiene que ir con chaleco salvavidas, si está con chicos debe supervisarlos de forma constante, las piletas tienen que tener un cerco y otra innumerable cantidad de conocimientos que la familia debe implementar como modalidad de información”, expresó.

“Las campañas deben hacerse en forma constante y acelerarlas ahora que estamos cerca de la temporada de calor”

El segundo bloque de la cadena de sobrevida habla del reconocimiento del ahogamiento: “mucha gente ve que al lado de ellos hay un chico que se está ahogando y no lo detecta porque piensa que es un juego. Es muy importante ese detalle”.

El tercer bloque es proveerle la flotación porque como está hecho para las personas que no saben nadar, “posiblemente en una tosquera se cae alguien o se tira y no sabe nadar, tirarle algo que flote solucionaría momentáneamente el problema de que la víctima no se ahogue”, detalló.

Después se refirió a los últimos dos eslabones de la cadena. “El cuarto es la instancia de retirar del agua, si es que la persona sabe o si puede tirarle una soga y sacarla del agua, eso depende de las circunstancias. El último es el de la asistencia sanitaria es al que no tenemos que llegar”, cerró el tema.

 

Natatorios

Tras referirse a las cadenas de sobrevida, Fontana volvía a retomar el tema de los enfoques desde los cuales se debe apuntar la problemática. Lo podemos subdividir en dos bloques importantes, uno es todo lo referido a natatorios.

Estos a su vez se dividen en dos, están los particulares en donde el Municipio no tiene injerencia y solo dicta normas preventivas. “Las campañas deben hacerse en forma constante y acelerarlas ahora que estamos cerca de la temporada de calor”, aconsejó.

El guardavidas hizo alusión a los cuidados que se deben llevar a cabo en las piletas domésticas. “Deben estar cercadas, hay muchas que no tienen el cerco perimetral ni puertas con seguro para los chicos. Deben fijarse que la rejilla no esté rota porque puede haber un atrapamiento de una persona y terminar en un ahogamiento, hay que llevar a cabo una supervisión constante de los chicos, los cuales deben estar al alcance de un brazo. Las familias deben tener los teléfonos de urgencia a mano, hacer un curso de RCP es fundamental para cualquier situación que se pueda presentar en el hogar tienen que tener los conocimientos suficientes para resolverlos”, manifestó.

“No a los saltos desde el borde donde hay poca profundidad porque hay mucha gente que ha quedado parapléjica”, añadió el ex Supervisor de Natatorios de la Municipalidad.

Acerca de este tipo de piletas, Alejandro resaltó lo que se debe realizar. “Lo importante es trabajar en las pocas pautas de prevención que parecen muy simples pero no las cumplen y eso hace que la estadística de ahogamiento hoy se viene manteniendo porque las campañas preventivas que se venían haciendo ya no se hacen más”, mencionó.

El otro tipo de natatorios que existe son las piletas semipúblicas, de uso colectivo, de las cuales hay más de 180 en nuestro distrito. “Esas piletas están regidas por una ley provincial que delega el control y la fiscalización a los municipios. En Pilar desde 2015 que no se supervisan por una movida de un sindicato de guardavidas, desde ahí se redujo el 40 por ciento de la fuente laboral de los guardavidas porque al no haber control quienes tienen que contratarlos no lo hacen para reducir costos”, afirmó.

“El empleador tiene la responsabilidad primaria de velar porque haya un guardavidas en el lugar; si no los tiene las consecuencias son gravísimas sobre todo si pasa algo, no solamente para el administrador sino para la cadena ascendente, quien dio la orden de habilitar y la municipalidad van a juicio con resarcimiento civil y en la faz penal pueden ir hasta prisión. No es tan sencillo no poner un guardavidas por capricho, es muy importante la presencia de ellos en las piletas que la ley lo obliga porque hay legislación que hoy no se está cumpliendo”, agregó.

Los natatorios de modalidad semipública poseen una reglamentación con la que deben cumplir, la cual es muy amplia. “Va desde la cartelería, la señalética que tiene que incorporar, las marcas de seguridad, cantidad de guardavidas, control de las rejillas y de los espacios perimetrales. Son varias cuestiones que hacen que la pileta sea más segura, el riesgo que suceda un accidente si no hay guardavidas se multiplica y termina siendo responsable el municipio por acción u omisión”, señaló.

 

Espejos de agua

 

En Pilar dos de los problemas más importantes en cuanto a espejos de agua son el Río Luján y las tosqueras que no se encuentran bien controladas. Nuestro entrevistado también se refirió a esta problemática.

“En Pilar hay ocho tosqueras de las cuales hay una o dos que están totalmente controladas mientras que el resto no cumplen con los controles”

En primer lugar se manifestó acerca de la situación en la que se encuentra Pilar con respecto al Río Luján. “Circulá por barrios carecientes, en donde no tienen otra forma de apaciguar el calor que ir al río. Se torna peligroso porque normalmente está con 2 o 3 metros de profundidad, los chicos se tiran desde los puentes del ferrocarril y todos los años tenemos entre dos y tres muertes. Cuanto más calor tengamos más probabilidad de ahogamientos vamos a tener, esa es una ecuación que se viene dando siempre”, aseguró.

El guardavidas pilarense entregó algunas medidas que deben desarrollarse para suprimir la posibilidad de ahogamientos. “Es importante que en estos casos la información le llegue al vecino y es muy difícil que la asimile, por lo tanto se recomienda un control efectivo de la guardia urbana de los lugares donde hay cámaras en las que se puede vigilar si hay chicos que los tienen que ir a sacar. Esa es una etapa preventiva muy importante porque cortamos esa posibilidad de que las personas puedan ingresar al agua”, mencionó.

Si bien la situación en el Río Luján es complicada, se agrava aún más en las tosqueras. “En Pilar hay ocho de las cuales hay una o dos que están totalmente controladas mientras que el resto no cumplen con los controles que estableció la ley de minería; los cuales eran un cerco perimetral en campo, seguridad con cartelería y un cerco perimetral a la tosquera” reveló Fontana.

“El riesgo que suceda un accidente si no hay guardavidas se multiplica”

Por este motivo es que mucha gente se vuelca a las tosqueras y es ahí donde existe un peligro mayúsculo que es la profundidad. “El ahogamiento allí se produce 100 por ciento por la profundidad. Son ahogamientos múltiples porque se tiran a nadar grupos de chicos, de los cuales hay uno que está en peligro, se tira el otro y el otro a salvarlo y entre los tres se abrazan porque no saben cómo salir de la situación y se terminan hundiendo”, explicó.

“Un guardavidas busca una víctima por una hora porque en ese tiempo se le puede hacer una reanimación cardiovascular o utilizar un desfibrilador siempre y cuando las condiciones del agua lo permitan. Si los bomberos llegan rápido y lo puedo retirar entre los 5 y 10 minutos esa persona tiene posibilidades de sobrevivir”, dijo acerca del trabajo al que se dedica.

Por último se refirió al objetivo que se plantea con esta difusión de la información que lleva a cabo. “Lo que nosotros estamos buscando es que la población tome conciencia, aquellos que tienen piletas particulares pueden leer e informarse acerca de cuales son las medidas que pueden tomar en su casa para minimizar riesgos. En las semipúblicas es el municipio el que tiene que estar presente y los administradores deben poner énfasis en la contratación de guardavidas. Siempre se debe tener los teléfonos de emergencia a mano porque de esta manera si tengo un accidente sé a quién llamar.”, concluyó Alejandro Fontana.

 

Carlos Romero

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Entrevistas