Desde el 31 de marzo hasta ayer, estuvo internado en el Sanguinetti, esperando. Finalmente, fue trasladado al Hospital San Juan de Dios en donde podría ser operado hoy.

Han pasado más de 100 días desde que Alan Muñoz, de 24 años, y su familia solicita ayuda para conseguir el cardiodesfibrilador que salvará su vida. Internado en el Hospital Sanguinetti, desde donde su abuela Edith aseguró que lo han tratado de maravilla, estuvo tres meses a la espera de una respuesta para que el aparato fuese enviado y colocado.

El costo del mismo era de 25 mil dólares, pero el hospital hizo todos los trámites para que lo enviaran lo antes posible. Los días pasaron, pero Alan continuaba internado e incluso, el dispositivo que tenía se salió completamente de su cuerpo y su vida pendía, literalmente, de un solo hilo.

Su abuela Edith se comunicó con los medios locales, con políticos –que afirmó solo José Molina y Federico Achával se acercaron a oírla– y finalmente, el milagro tan esperado llegó.

Es todo gracias a la prensa, se consiguió todo, la verdad es que gracias al periodismo, que se ocuparon, que contactaron”

Fue el propio ministro de Salud de Provincia, Andrés Scarsi, quien se comunicó con la familia y organizó junto a ellos las medidas a tomar para que Alan volviese a retomar su vida, fuera de una buena vez de los hospitales.

“Alan fue llevado a La Plata, al Hospital San Juan de Dios, porque se ocupó de todo personalmente el ministro el martes. Lo que no se pudo resolver en más de 100 días, se resolvió en un ratito el martes porque se ocupó personalmente”, explicó en diálogo con Diario Resumen, Edith, abuela de Alan.

Durante la charla, además, contó que incluso se había quedado con su bisnieta durante el mediodía del miércoles porque en ese mismo momento estaban trasladando a Alan a La Plata: “lo están llevando, ya salieron para allá. Tuvo que venir mi nieta a dejarme a la nena porque había que acompañarlo, se fueron para allá y si Dios quiere el jueves a la mañana lo van a operar”.

A la espera de que hoy sea el día en que Alan entre al quirófano para recibir el aparato, Edith se mostró agradecida a los medios locales que han difundido el caso de su nieto desde que ocurrió el incidente en 2013 cuando Alan se descompensó y estuvo sin signos vitales durante 40 minutos.

A la tragedia, debieron sumar que la casa en donde residía el joven fue saqueada por delincuentes mientras él estaba en el hospital y, a pesar de que por su condición no podía quedarse ahí, su abuela se mostró entristecida porque había perdido todo: “ahora nos preocupamos por la operación, después vamos a encargarnos de eso. Hoy lo importante es su vida”.

“Es todo gracias a la prensa, se consiguió todo, la verdad es que gracias al periodismo, que se ocuparon, que contactaron. Cuando me enteré, me subió mucho la presión porque estos últimos días habían sido una locura, pero hoy es agradecimiento”, concluyó Edith.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Destacado