El comerciante falleció el 18 de junio de 2016 durante un asalto. El presunto homicida se encuentra detenido. El pedido fue elevado en 2017 pero sufrió una postergación.

Hoy se cumplen tres años del asesinato de Fernando Novelli, un comerciante y vecino muy querido en Pilar y, por el momento, el juicio sigue sin tener una fecha de inicio. Fernando, estudiante del Instituto Parroquial, hincha y dirigente del Club Atlético, padre de dos hijos y “amigo de todos”, falleció el 18 de junio de 2016 presuntamente a manos Matías Rolando Álvarez, un joven de (hoy) 24 años, a pocos metros de la Plaza 12 de Octubre.

El crimen conmociona aún a todo el distrito y a pesar de que el presunto culpable continúa detenido, poco se sabe sobre la fecha de realización del juicio. El pedido, sin embargo, fue elevado en 2017 bajo la carátula de “criminis causa”, homicidio agravado, que implicaría una pena de cadena perpetua.

Sin embargo, en 2018, la misma fiscal de la causa, María Inés Domínguez, confirmó a Resumen que el proceso había sufrido una postergación. “Se pidió una postergación, porque no se habían llevado a cabo las pericias psiquiátricas y psicológicas del imputado. El tribunal dio lugar y se han fijado para octubre, una vez que esté, se fijará fecha de debate nuevamente”, había expresado la titular de la UFI Nº 3 a este medio hace un año.

Esta suspensión, aclaró Domínguez, “no es eterna” pero en su momento vaticinó que a principios de este año, habría una fecha de juicio pero, en la actualidad lo cierto es que poco se conoce de cómo continúa el proceso judicial contra Álvarez, único imputado en el asesinato.

Al momento, no se han informado fechas para el juicio pero Matías Álvarez continúa con prisión preventiva, esperando el proceso privado de su libertad.

Eran las 20 de aquel sábado poco antes del partido de Argentina contra Venezuela por la Copa América y, en la plaza céntrica, ocurrió la tragedia.

Hace un año, Domínguez fue tajante al expresar su convencimiento de la culpabilidad del joven que –presuntamente– cometió el crimen en tan solo 8 minutos. En ese tiempo, entró a la agencia de quinielas de Hipólito Yrigoyen y San Martín, robó el lugar y, al ser perseguido por Fernando y con un forcejeo de por medio, disparó contra él a quemarropa.

Las pruebas que incriminan a Álvarez

La primera, la motocicleta utilizada por el joven, la fiscal confirmó que en las imágenes de las cámaras de seguridad se lograba ver el detalle amarillo de las llantas delanteras (idénticas a las de la motocicleta incautada) y la fisionomía del joven que manejaba.

La campera que Álvarez tenía en su cuarto presentaba la misma rajadura que los testigos confirmaron que Fernando logró hacerle antes de recibir los disparos así como también las balas recuperadas eran calibre 38, el mismo que el arma encontrada en la vivienda.

Por último, si bien el joven poseía prisión domiciliaria, la fiscalía logró corroborar con testigos que Álvarez salía usualmente ya que no tenía una pulsera que impidiera dejase su hogar.

“Continúo convencida de que el imputado es el responsable. Las pruebas que hemos conseguido a lo largo de la investigación acreditan que éste es el autor del hecho. La defensa pidió el sobreseimiento, se lo negaron y apeló, tampoco fue dado. Esto es porque hay elementos probatorios que indican que este hombre cometió el crimen”, había indicado Domínguez.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Destacado