Tres delincuentes armados saltaron el portón de la vivienda cuando las víctimas tomaban sol en la piscina. Robaron electrodomésticos y dinero. El barrio se queja del abandono municipal.

El lunes por la tarde dos mujeres fueron víctimas de una brutal entradera en el barrio Amancay, de Fátima. Cerca de las 17, se encontraban en el parque de la vivienda, ubicada en la calle Amancay y Del Aro, cuando tres delincuentes saltaron los muros del perímetro.

Las víctimas son dos amigas, de 49 y 44 años. “Las chicas estaban tomando sol en la pileta, cuando saltaron el portón tres jóvenes armados. Las ataron, las maltrataron y se robaron absolutamente todo lo que pudieron”, relató en diálogo con Diario Resumen una vecina que prefirió no revelar su identidad.

Los delincuentes sustrajeron un Smart TV, una consola Play Station, una computadora, celulares y dinero en efectivo.

Media hora después, se dieron a la fuga: “estuvieron cerca de media hora y una de ellas pudo desatarse, mientras que la otra tenía sus ataduras muy firmes. La que logró desatarse, salió corriendo a pedir ayuda”.

Con ayuda de otra vecina lograron dar aviso a la policía que, a los pocos minutos llegó a la escena y comenzó a realizar tareas de peritaje y rastrillaje. “A penas llamaron, llegaron rapidísimo pero entre que las chicas pudieron desatarse y pedir ayuda, los ladrones ya se habían ido”, declaró la frentista.

En referencia al accionar policial, dejó en claro que no existe falta de patrullaje en la zona pero sí hay falencias por parte del estado municipal que dificultad que los móviles puedan circular: “acá se hacen patrullajes, pero ciertas calles el Municipio las abandonó, el barrio quedó abandonado y el patrullero necesita que haya calles en condiciones para pasar”.

Esta violenta situación volvió a generar disconformidad en el barrio con el accionar de la Comuna ya que opinan que, de haber un mantenimiento de calles y baldíos, este hecho podría haberse evitado. “Tenemos muchos pastizales en baldíos que la Municipalidad no corta, tampoco en veredas y eso genera que haya lugares en donde pueden esconderse los delincuentes. Puede pararse un auto detrás de un lote y uno no puede verlo, entonces pasan estas cosas. Ni siquiera arreglan la luminaria rota”, informó la vecina.

“El barrio es una desidia en general, la policía nos pide que intentemos solucionarlo para que ellos puedan patrullar mejor Nunca estuvo en este estado. La desidia de este intendente es increíble, nos dejó a la buena de Dios. No existen las calles”, agregó.

Además, afirmó que en una charla con la delegada del barrio le había expresado su miedo de que esto ocurriera: “Lamentablemente le advertí que si seguíamos así íbamos a lamentar una situación, pero no les importó. Esto era de preverse. Sinceramente, podría haber sido una tragedia. Tuvieron suerte de que no las violaron, no las mataron”

Ambas víctimas se encuentran en buen estado de salud, aunque una de ellas tiene lesiones en sus manos debido a las ataduras y aún se recuperan del shock emocional. “Están muy asustadas por lo que pasó”, cerró la vecina.

Comentarios

Quizás te pueda interesar también:

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Destacado