Tras una semana de búsqueda, apareció Micaela Alcaráz

0

Fue encontrada en General Rodríguez, en compañía de su novio. La menor se había ido de su hogar al enterarse de que estaba embarazada. Su padre, Néstor Alcaráz, afirmó que se encuentra en buen estado de salud.

Micaela Nayarit Alcaráz de 16 años, desapareció el 4 de junio cuando salió de su hogar en Villa Rosa para ir a la Escuela Técnica Nº 1 de Escobar, pero se dirigió a General Rodríguez para encontrarse con un joven al que había conocido por Facebook. Desde ese momento, su familia había perdido todo contacto con la menor.

En medio de la desesperación, había sido convocada una marcha para hoy a las 17 frente a la Comisaría de Villa Rosa, para exigir que hubiese una búsqueda más exhaustiva de la adolescente. Sin embargo, cerca de las 14, Micaela fue encontrada en buen estado de salud en General Rodríguez, en donde las cámaras la habían registrado bajar de un colectivo una semana antes.

“La encontramos en la zona de General Rodríguez, en buenas condiciones. Estaba con un chico, que es su novio. Nos comentó que tuvo miedo, porque está embarazada y tomó esta decisión errónea. Pero lo más importante es que apareció viva y bien, eso es lo más importante de todo”, relató Néstor Alcaráz, padre de la menor, a Diario Resumen. Además, explicó que luego de una semana de incertidumbre, desesperación y temor por lo que podría haber ocurrido, el sentimiento que predomina actualmente es el de tranquilidad.

“Las emociones son algo increíble, ahora puedo decir que estoy tranquilo. Quiero disfrutar que mi hija está bien”, expresó. Asimismo, hizo referencia a que ante la noticia habrá cosas que “arreglar y mejorar en la vida de todos”: “no tengo más palabras que de agradecimiento por la difusión”.

Por último, Alcaráz dio un mensaje tanto a los padres como a los adolescentes para evitar que esto pueda ocurrirle a otras familias. “Vivimos apresurados. Muchas veces no escuchamos a nuestros hijos, no prestamos atención, quizás, no les damos el abrazo que necesitan. Cometemos el error de no darles el valor que merecen, por eso no se sienten escuchados, refugiados y buscan eso en otro lado”, dijo.

En cuanto a los adolescentes, entendió que puedan sentir temor por no saber cómo puedan reaccionar los padres pero que “hay que demostrarles que pueden contar con nosotros”. “Que puedan confiar en sus padres, que sepan que pueden tener un consejo, un abrazo”, cerró Néstor Alcaráz.


Compartir!

Deja una respuesta